El Consejo de la Información de Cataluña considera que Jordi Barbeta vulneró el Código Deontológico de los periodistas

Sus declaraciones en una tertulia en 'Els matins de TV3' “no se corresponden con la realidad y fomentan un cierto desprestigio de la profesión de enfermería”, según el CIC

El periodista Jordi Barbeta intervé a 'Els matins de TV3' el 8 de gener en presència del conseller de Salut, Manel Balsells

El Consejo de la Información de Cataluña (CIC) considera que el periodista Jordi Barbeta infringió el Código Deontológico de la profesión en una intervención que realizó en el programa Els matins de TV3 el pasado 8 de enero. El acuerdo de CIC, adoptado en una reunión celebrada el 29 de enero, se produce después de recibir una queja del Consejo de Colegios de Enfermeras y Enfermeros de Cataluña (CCIIC) y los cuatro colegios provinciales que lo forman, por las afirmaciones de Barbeta en ese programa. «Las declaraciones del señor Barbeta no se corresponden con la realidad y fomentan un cierto desprestigio de la profesión de enfermería», se denuncia en el acuerdo del CIC.

Barbeta hizo las declaraciones denunciadas por el CCIIC en el turno de preguntas al conseller de Salut, Manel Balcells, que había sido invitado a Els matins de TV3. Afirmó que «los técnicos sanitarios son personas que están bastante más formadas que las enfermeras» y que «el acuerdo de Bolonia ya pone por encima los estudios de técnico sanitario que los de enfermería». La queja planteada en el CIC lamenta que “nadie –ni la presentadora- lo desmintiera” y recuerda que el criterio primero del Código Deontológico del Colegio de Periodistas de Cataluña, determina que “el profesional del periodismo está comprometido con la búsqueda de la verdad y, consecuentemente, tiene la obligación de acercarse a la realidad de los acontecimientos con la máxima fidelidad posible. Los medios deben observar siempre una clara distinción entre las informaciones y las opiniones, difundir únicamente informaciones contrastadas con diligencia, y evitar la difusión de conjeturas y rumores como si de hechos se tratara”.

La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) alegó, ante el requerimiento que le hizo el CIC, que “que el señor Barbeta no es personal de la CCMA. Es un tertuliano de un espacio del programa Els matins de TV3 que expresó su opinión”, que el periodista había pedido disculpas a través de las redes sociales afirmando que quizás no se había expresado bien y que la presentadora había cumplido con la su función de dinamizar el diálogo y no tomar partido por ninguna de las partes implicadas.

La conclusión del CIC es contundente: «Las palabras del señor Barbeta demuestran una falta de conocimiento de la realidad de nuestro entorno y podrían llegar a considerarse «datos imprecisos» que en cierto modo desacreditan al colectivo de enfermeras». Lamenta especialmente que el periodista calificara a este colectivo de “insolidario”.

“En este caso el periodista utiliza su turno de preguntas al conseller, no para plantear una cuestión, sino para expresar una opinión crítica con la profesión de enfermería sin fundamento. En el momento en que da estos datos ya no se encuentra expresando una opinión, sino haciendo un ejercicio de información, y por tanto está sometido al criterio 1 del Código Deontológico. Que, por supuesto, incumple. En ningún caso una tertulia puede significar una licencia para la mentira o la desinformación. Dos de los principales achaques que minan la credibilidad del periodismo”, sigue diciendo el CIC y añade que “el hecho de que las tertulias se incluyan en el ámbito del género de opinión, no ampara a los periodistas a difundir datos incorrectos. Si el periodista utiliza el paraguas de la libertad de opinión y expresión para dar datos falsos está incurriendo en la práctica de la desinformación. Con el agravante de que lo está haciendo en un espacio de carácter informativo en una televisión pública, a Els matins de TV3, sin que nadie, empezando por el conseller de Sanidad lo desmienta”.

Y acaba diciendo que “este tipo afirmaciones, en boca de periodistas conocidos, con una larga trayectoria y, aún más, efectuadas en una televisión pública y sin declarar que sólo son opiniones personales, no sólo no benefician a ninguna profesión, como sería en éste caso la de los Técnicos Sanitarios, sino que desinforman y crean desconfianza entre los ciudadanos, ya especialmente sensibles a todo lo que hace referencia a la salud y al sistema sanitario”.

(Visited 228 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario