Laporta encaja la mayor ‘goleada’ del Madrid en toda la historia

Florentino Pérez le saca 50 millones de la camiseta, 250 millones en los ingresos de este curso, con récord de 1.100 millones, y puede fichar a Mbappé sin despeinarse, mientras el Barça, prácticamente arruinado, no puede inscribir hoy a Gavi, Balde o Íñigo Martínez

Imatge del Barça-Madrid corresponent a la final de la Supercopa 2023

Pase lo que pase en la Liga y en la Champions, el Real Madrid de Florentino Pérez goleará al Barça de Joan Laporta en el área económica de forma escandalosa y sin que pueda divisarse en ese escenario, ni a corto ni a medio plazo, ninguna capacidad de reacción por parte azulgrana. Lo ha puesto en evidencia el propio presidente del FC Barcelona al admitir que los ingresos de ticketing de Montjuic “no están saliendo” y que ese vacío lo está compensando “con nuevos patrocinadores, que ya hemos dicho que estamos en 208 millones”, ha insistido, como siempre, desatacando e incluyendo a Spotify, que ahora mismo es el espónsor del frontal de la camiseta y del naming del estadio. Esa cifra incluye también el contrato de Nike como patrocinador técnico de la camiseta y el de Ambilight TV por la manga del primer equipo.

Precisamente, el Real Madrid acaba de añadir a su cartera de patrocinios el de la manga por primera vez, que ha cerrado con HP después de haber podido convencer a Fly Emirates para retirar el bloqueo. Los medios económicos especializados han publicado que HP pagará al club merengue entre 50 y 70 millones por el contrato, de tres temporadas, aunque estas valoraciones fluctúan según las fuentes, ya que Florentino se suele reservar, al igual que ahora hace el Barça, la confidencialidad de este tipo de acuerdos. Tanto es así que no han sido pocos los medios que han hablado de hasta 50 o 70 millones por temporada. La estimación más realista apunta a un total de 250 millones como el valor anual de la camiseta del Real Madrid una vez sumado el patrocinio de HP a los de Adidas como espónsor técnico y Fly Emirates como principal. El fabricante de ropa aporta una base no inferior a 130 millones y Emirates no baja de los 70 millones.

En los 208 millones que asegura haber alcanzado el Barça por boca de Laporta, las informaciones más fiables confirman 70 millones por parte de Spotify, que incluye la camiseta de los primeros equipos masculino y femenino, la ropa de entrenamiento de ambos y el naming del estadio. Este último activo aún no lo ha querido rentabilizar el Madrid por ahora, seguramente a la espera de que tras la inauguración oficial del nuevo Bernabéu aumente el potencial valor de ese patrocinio. Es evidente que los 5 millones de la actual valoración por parte de Spotify es hoy muy inferior al que puede obtener Florentino por su estadio de última generación y que los 20 millones pactados por ocho años con la plataforma musical a partir de 2026 seguramente serán superados si finalmente se pone a la venta.

Con independencia de la cantidad real por la que HP ha firmado por una o por tres temporadas, por 50 o 70 millones, el acuerdo de Ambilight TV con Laporta es por cinco años (3+2), siendo opcionales para el patrocinador los dos últimos. Ambilight TV ha pagado por la primera temporada 8 millones, 10 millones por la segunda, 12 millones por la tercera y, por una eventual cuarta, 12 millones, y 14 millones por la quinta. Se mire como se mire son cifras sensiblemente inferiores al negocio del Real Madrid con HP.

Esta ventaja por la manga y el conjunto de la camiseta, pues la base anual del Spotity es de 57,5 millones, es solo una pequeña muestra del desequilibrio actual entre ambos clubs, que además amenaza con ampliarse en el tiempo si se echa un vistazo a sus estructuras y condiciones económicas y financieras. El Real Madrid ha presupuestado ingresos para el ejercicio actual 2022-23 por un total de 1.100 millones, mientras que el Barça apunta a 859 millones, si bien Laporta ha reconocido problemas para cumplir con las expectativas de Montjuic por culpa del poco tirón de esa casa provisional del Barça, que si se está ocupando más o menos siempre es como el resultado de promociones muy agresivas con descuentos regulares y mayoritarios del 40%, a veces incluso más cuando a última hora los indicadores apuntan a floja entrada. La facturación a favor del Real Madrid podría dejar un margen superior de 250 millones si se cumplen las expectativas.

En cuanto al margen salarial, de acuerdo con la última revisión realizada por LaLiga en septiembre de 2023, el abismo abierto produce escalofríos, pues el Real Madrid lidera ese ranking con un tope de 727 millones frente a los 270 millones del Barça, que lo tiene excedido, pues el coste actual de su masa salarial es de 492 millones contra los 485 de los blancos. Por tanto, Florentino dispone de 242 millones de margen después de haber incorporado en verano a Jude Bellingham con la perspectiva de incluir dentro de unos meses el fichaje de Mbappé sin despeinarse.

A Laporta, en cambio, además de arrastrar la laguna de Libero/Barça Studios, de nada menos que de 40 millones, necesita disponer de los 60 millones adicionales del pago del segundo plazo a 15 de junio, además de reponer los 18,5 millones del aval de la junta que permitió inscribir la plantilla. Y. aun así, para no depender de los beneficios de traspasos o liberación de salario para poder fichar, tiene pendiente inscribir la subida salarial del staff de Xavi para esta temporada, el aumento de ficha de Balde, el segundo año de Íñigo Martínez y la totalidad de la mejora de Gavi, inscrito de momento gracias a una medida cautelar.

La precariedad de los recursos de Laporta para conseguir nuevos refuerzos es directamente proporcional a su desmedida ansiedad por atarlos, aunque, como ocurre en este momento, no sea capaz de inscribirlos. Nadie sabe cómo se las apañará Laporta para añadir a los asuntos pendientes anteriormente aludidos, adquirir la propiedad de los Joao, como sea, y, además, dar de alta la ficha y la amortización real de Vítor Roque. Otra misión imposible que acabará con nuevas operaciones fantasma, nuevas falsas promesas y avales personales en el último minuto, una vez agotada la vía de las palancas, prohibidas -menos mal para el club- por LaLiga.

Mientras el empobrecimiento se apodera del Barça, lo engulle y lo arrastra al fondo de un acantilado, el Madrid está diversificando sus líneas de negocio. El pasado septiembre creó su propia marca de restaurantes con el objetivo de abrir hasta 252 locales a escala internacional hasta 2029 con una facturación de más de 700 millones. Un par de meses antes, Florentino consiguió un contrato valorado en 561 millones de euros para la construcción y explotación de dos aparcamientos con un total de 1.846 plazas situados en los aledaños del nuevo Bernabéu.

Las futuras ganancias del nuevo Spotify Camp Nou, para colmo, ya están hipotecados prácticamente en un 70% con la finalidad de intentar devolver el préstamo temerario con el que Laporta se aseguró de poder pagar los honorarios de Limak.

(Visited 211 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario