A Laporta no le cuadra el número de socios y le desaparecen 3.545

Además de los 30.770 que no han verificado su identidad en el proceso de verificación del censo, se ha detectado un descuadre importante e inexplicable en las cifras oficiales entre la anunciada el 30 de junio 144.846 y los 141.301 de ahora

La asamblea general ordinaria del Barça de 2021

“El plazo de actualización de datos en el censo de socios y socias del FC Barcelona finalizó ayer, 30 de noviembre, con un total de 110.531 actualizaciones. Los 30.770 socios y socias que no han completado el censo podrán regularizar su situación hasta el plazo que marcan los Estatutos del Club para hacer fehaciente la baja definitiva”. Con este texto anunciaba la junta de Joan Laporta el que puede ser el mayor descalabro social de de los últimos tiempos si de aquí a final de año no se produce un milagro.

La información, aunque escueta, abre dos grandes interrogantes, el primero y más urgente saber si el breve periodo añadido de cortesía ofrecido por la junta maquillará esta fuga del siglo que estrena por primera vez el debate en torno a si el ‘laportismo sociológico’ ha influido verdaderamente en esta situación o es que, de pronto, una parte de la masa social azulgrana se ha pasado a la Kings League y ya volverá cuando Gerard Piqué sea presidente… Evaluaciones frívolas aparte, se hace difícil un diagnóstico sobre esta gran depresión del sentimiento azulgrana. Por más que algunos se hayan despistado cuesta imaginar que se cuentan por decenas de miles y que por la dificultad de los de más edad en el manejo de las acciones telemáticas exigidas también sea un ejército de dimensiones napoleónicas el grueso de los que no hayan podido apoyarse en un familiar, amigo o vecino para identificarse. La casuística de este tipo de complicaciones no puede ser, en ningún caso, tan elevada si, además, se tiene en cuenta que el primer plazo para finalizar el trámite se cumplió el 30 de junio pasado y se ha prorrogado ahora hasta final de año. Alguna otra razón debe haber añadida a la ineptitud y negligencia, también demostrable, de la OAB a la hora de plantear una actualización del censo con tanta desgana y errores.

La segunda incógnita es pura aritmética y se centra en averiguar a dónde han ido a parar 3.545 socios desaparecidos según se desprende del marasmo de las comunicaciones oficiales de la junta directiva. La sintética nota del club del pasado viernes arroja una determinada suma entre quienes han tramitado su verificación censal, 110.531, más los que no, 30.770, o sea 141.301 socios en total, que conformarían la masa social antes de procesar las incidencias del plazo ampliado finalmente por Laporta hasta el último día del mes pasado.

Sin embargo, en la memoria oficial entregada y aprobada en la asamblea de octubre, el número de socios oficial a fecha de 30 de junio de 2023 fue de 144.846, es decir 3.545 socios más de esta otra base resultante de anexar los que sí se han identificado y los que no. Cuesta creer que exista otro colectivo volátil que no pertenezca a ninguno de los dos. También debe suponerse que el recuento anual, oficial, a 30 de junio de cada año, es absolutamente correcto y exacto, pues se debe corresponder con una actualización que tiene en cuenta los carnets anuales renovados, y por tanto ingresados como es obligatorio a través de la domiciliación bancaria, a 31 de diciembre de 2022. Hasta que se hace público el neto de los socios al corriente de pago, previamente, a lo largo de los meses de enero y febrero, se registran y se resuelven las incidencias que pudieran producirse, se ratifican las bajas por defunción que puedan constar y los carnets no renovados por esta causa o por la renuncia expresa a la condición de aquellos que no lo desean se descuentan del censo de forma que cada uno de ellos, cuando recibió el nuevo carnet de socio válido para todo el año 2023, pudo comprobar que su número de afiliado había bajado con respecto al anterior. El resultado final es una cifra que se publica en la memoria actualizada a 30 de junio y que se mantiene invariable hasta que se recuente de nuevo a partir del 1 de enero de 2024, en este caso con el impacto extra de esta verificación digital estrenada y decidida por la junta de Laporta. Esa cantidad oficializada por la junta de 144.846 socios no se corresponde, en cambio y de forma sorprendente, con las cuentas provisionales a 30 de noviembre también certificas desde la administración de la OAB de 141.301.

Un misterio insondable se mire por donde se mire que seguramente acabará resolviéndose en un par de meses con datos que seguirán siendo descuadrados e incomprensibles haciendo más complicado entender la enmarañada trastienda desde la que trabaja esta junta directiva.

Cualquier conjetura es posible, incluida que por ese afán mediático de la junta se hubiera hinchado artificialmente, o de algún modo, el volumen de socios para intentar demostrar el acierto de abrir el acceso universal a cualquier ciudadano, residente o extranjero, a la condición de socio, restringida y limitada entre 2010 y 2021 antes del regreso de Laporta a la presidencia. Ese efecto, según los datos de la memoria, fue acusado positivamente pasando de 137.514 socios en 2021 a 143.086 en 2022 y a esos 144.846 de 2023, un crecimiento que no guarda ninguna lógica ni coherencia con el hundimiento que sugieren los resultados de la reciente puesta al día de la masa social ni con el presunto interés de la mayoría por mantener la posibilidad de seguir siendo abonado en el nuevo Spotify Camp Nou, objetivo aparentemente tan sencillo como conservar el carnet de socio por 208 euros al año, aprovechar la exención de no pagar abono en Montjuïc sin penalización y aguardar al final de las obras para seguir ejerciendo de socio abonado. Eso sí, al precio que se fije en su día, que no será ni mucho menos tan económico como hasta la demolición de la Tercera Graderia.

(Visited 88 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario