Los bancos centrales y su papel en la transición ecológica

El pasado 20 de junio activistas y organizaciones en Francia, Bélgica y Portugal llevaron a cabo una movilización cerca de sus bancos centrales para exigir tasas de interés más bajas para los préstamos de rehabilitación energética de viviendas. La renovación de edificios para mejorar la eficiencia energética es fundamental para alcanzar los objetivos climáticos y proteger a los hogares europeos de las condiciones climáticas extremas y los aumentos futuros en los precios de la energía. Los activistas y las ONG instaban a los bancos centrales del Eurosistema a establecer una facilidad de préstamos verdes para apoyar esta causa.

Pocos días después, en Basilea, mientras los gobernadores de los bancos centrales de todo el mundo se reunían para debatir las normas del sistema financiero en el Banco de Pagos Internacionales (BIS), cientos de indígenas y activistas de primera línea que luchan contra los proyectos de combustibles fósiles sobre el terreno, activistas de base por la justicia climática, defensores de campañas acompañados de expertos financieros se manifestaban para exigir que el organismo de vigilancia financiera mundial utilice su poder para cortar los flujos financieros hacia los combustibles fósiles y para poner al poderoso organismo de normalización mundial, que normalmente permanece en la sombra, en el punto de mira.

Todas estas acciones están desencadenadas por la notable lentitud por parte de los bancos centrales en actuar contra el cambio climático en la verdadera medida de sus capacidades. En los últimos años, los bancos centrales de todo el mundo han declarado su compromiso con la promoción de las finanzas sostenibles y la protección del medio ambiente. Reconocen la urgencia de abordar el cambio climático y se han comprometido a apoyar una transición ordenada hacia una economía baja en carbono. El Banco Central Europeo (BCE), por ejemplo, presentó hace ahora un año su hoja de ruta para el cambio climático, destacando su deber de apoyar las políticas económicas que contribuyen a los objetivos de la Unión Europea en materia de protección del medio ambiente. En dicha hoja de ruta reconoce la importancia de impulsar las finanzas sostenibles para impulsar una transición hacia una economía baja en carbono.

Sin embargo, los requerimientos de capital para inversiones fósiles no aumentan y así, estas inversiones no se desincentivan. Mientras tanto, los tipos de interés continúan aumentando, lo que desincentiva las inversiones en la transición ecológica en general, y en la rehabilitación energética de viviendas en particular.

La rehabilitación energética de viviendas, por ejemplo, es fundamental para mejorar la eficiencia energética y reducir las emisiones de carbono. Sin embargo, el encarecimiento de los préstamos está dificultando que los propietarios inviertan en estas mejoras.

Es crucial que los bancos centrales encuentren un equilibrio entre el control de la inflación, la estabilidad financiera, y el apoyo a la transición ecológica. Una posible solución sería establecer políticas y mecanismos que ofrezcan acceso a préstamos asequibles y accesibles para la rehabilitación energética de las viviendas, mediante una línea de refinanciación diferenciada a tipos de interés negativos, igual que hicieron durante la pandemia. Esto solo incentivaría este tipo concreto de inversiones dejando las demás sometidas a los altos tipos de interés. La rehabilitación energética de viviendas reducirá la demanda energética de los hogares y las tensiones inflacionarias a causa de la energía en el futuro, por lo que la lucha contra la inflación está garantizada.

En resumen, si bien los bancos centrales se han comprometido a impulsar las finanzas sostenibles y apoyar la transición ecológica, la actual subida de los tipos de interés está desincentivando las inversiones en este ámbito. Para superar este obstáculo, es necesario que los bancos centrales implementen políticas y mecanismos que faciliten el acceso a préstamos asequibles y promuevan la inversión en la rehabilitación energética de viviendas. Solo a través de acciones coordinadas y un compromiso firme, los bancos centrales podrán cumplir su papel crucial en la protección del medio ambiente y la promoción de una economía sostenible.

(Visited 41 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario