Salud y revolución

El 15 de noviembre de 2018, EL TRIANGLE publicó el artículo de Josep (Pep) Martí titulado “Salud y revolución”. Lo acababa con estas palabras: “No podemos seguir viviendo de ilusiones y engañarnos gestionando el modelo actual de sanidad, de salud y, en definitiva, social y económico que manda ahora. Se necesitan cambios radicales. El camino es la salud pública, la prevención, la protección, la actuación firme sobre los determinantes sociales, culturales y económicos, una economía social desde abajo, un sistema sanitario público universal y primarista, que significa que la salud es cosa de la atención primaria y comunitaria en el sistema, y que los demás recursos deben estar muy controlados y transparentes para que no se pongan al servicio del mito sino al servicio de la salud comunitaria. Más que hacer más planes y estrategias repletas de literatura es necesario cambiar las prioridades en el reparto de recursos, y esto es una revolución”.

El 17 de abril nos dejó después de una trayectoria personal entregada a la salud pública y el activismo social. Lo conocí cuando mi asociación Solidaridad y Comunicación (SICOM) se sumó a la movilización contra los recortes en el ámbito de la salud aplicados por el conseller Boi Ruiz, a las órdenes del gobierno presidido por Artur Mas. Fue uno de los fundadores de la Marea Blanca de Catalunya, iniciativa que impulsó acompañado de otro Pep, Pep Cabayol, presidente que fue de SICOM y que también nos dejó en agosto del pasado año.

Se licenció en Medicina y Cirugía en la Universidad de Barcelona en 1969. En 1980 se convirtió en doctor en Medicina y Cirugía, por la UAB. Trabajó como médico en el Hospital Universitario Vall d’Hebron. De 1980 a 1986 fue Delegado de Servicios de Sanidad y Medio Ambiente del ayuntamiento de Barcelona, y de 2000 a 2006, director asistencial del Hospital Vall d’Hebron. Fue cofundador del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS), que este 2023 cumple sus 40 años de existencia. Esta entidad tiene como objetivo la lucha contra todo tipo de desigualdades y discriminaciones en la salud y la utilización de los servicios sociosanitarios.

Con un tono de voz bajo pero con una firmeza de espíritu y una terquedad infatigables ha estado en primera línea de las manifestaciones en defensa de la salud pública y ha escrito numerosos artículos como “Salud y revolución”. Se ha ido con la discreción que lo hacen las grandes personas, las que contribuyen a mejorar la calidad de vida de quienes les rodean.

Gracias, Pep. Tu trabajo ha dado muchos frutos y aún dará muchos más.

(Visited 19 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario