Juanjo Isern se querella contra el presidente de la Federación Catalana de Fútbol (FCF)

Le acusa de injurias y calumnias en plena polémica por la denuncia de pucherazo en las últimas elecciones

Joan Soteras, presidente de la Federació Catalana de Futbol (FCF)
Joan Soteras, presidente de la Federació Catalana de Futbol (FCF).

Las elecciones de la Federación Catalana de Fútbol (FCF), celebradas por segunda vez el pasado 13 de febrero, continúan llevando cola. Ahora, el candidato Juanjo Isern ha presentado en los juzgados una demanda de conciliación, previa la formulación de una querella criminal, contra Joan Soteras (foto), supuesto ganador de estos comicios y reelegido como presidente de la FCF.

Las elecciones para escoger a la nueva junta directiva de la Federación se celebraron el 22 de mayo del año pasado. Pero fueron anuladas por el Tribunal Catalán del Deporte (TCD), al constatar que los resultados se habían adulterado por la manipulación y falsificación de 175 votos. Por eso, el TCD obligó a su repetición, que se hizo el pasado 13 de febrero.

El candidato Juanjo Isern detectó que, nuevamente, se había producido una manipulación masiva de votos y, por eso, ha procedido a su impugnación ante el TCD, que próximamente tendrá que emitir su veredicto sobre estas presuntas irregularidades, centradas en la falsificación de actas notariales de delegación de voto. Además, el proceso electoral se vio rodeado de numerosas anomalías, tanto en la composición de las mesas como en el rechazo de votos favorables a Juanjo Isern y el impedimento a los interventores para que hicieran su tarea de control.

En este contexto polémico, el presidente Joan Soteras organizó, el pasado día 16 de abril, una rueda de prensa, en la que acusó a Juanjo Isern de impugnar las elecciones por “intereses personales” y de crear este conflicto como “cortina de humo” para tapar sus problemas judiciales en el caso Soule, de corrupción en la FCF, que investiga la Audiencia Nacional. En concreto, afirmó que Juanjo Isern figura como “investigado” en este procedimiento y que su intento de acceder a la FCF es para poder conseguir documentación interna que le podría servir para su defensa en la Audiencia Nacional.

Juanjo Isern ha saltado como un rayo para recordar que en el caso Soule él figura como “testigo” y no como “investigado” (imputado). A partir de aquí, las otras acusaciones que le formula Joan Soteras caen por su propio peso.

Por eso, Juanjo Isern ha iniciado los trámites para la presentación de una querella criminal por injurias y calumnias contra el presidente de la FCF. Le pide que se retracte en público de sus falsas acusaciones contra él y, además, que le pague una indemnización de 50.000 euros por los “daños morales” que le ha causado.

(Visited 112 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario