Mascarell y Vila niegan que les informaran de irregularidades en la ILC

Un exdirector del organismo afirma que un informe de 2014 refleja dos deficiencias leves sobre contratación

Santi Vila, declarant al TSJC

Los exconsejeros de Cultura Ferran Mascarell y Santi Vila han asegurado, este jueves en sede judicial, que nunca nadie les informó de la existencia de posibles irregularidades en la Institución de las Letras Catalanas (ILC).

Los dos titulares de la consejería durante la etapa de Laura Borràs como directora de la ILC han comparecido en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) como testigos en el juicio sobre el supuesto fraccionamiento de contratos de esa entidad del Departamento de Cultura, del que se habría beneficiado un amigo de Borràs, el informático Isaías Herrero.

Mascarell, consejero en 2006 y de 2010 a 2016, ha defendido la incorporación de Borràs al frente de la ILC aludiendo a la necesidad de un perfil conocedor de las nuevas tecnologías para dinamizar el sector cultural, y ha indicado que la contratación estaba reglada y supervisada, y que, por prisa y eficiencia, en algunos casos estaban justificados determinados encargos a profesionales externos.

En concreto, ha defendido que la contratación del nuevo portal web de la institución se hiciera al margen del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Generalidad de Cataluña (CTTI), ya que ha indicado que contar con esta empresa pública en ese caso era «una recomendación, no una obligación».

Vila, titular de Cultura de 2016 a 2017, ha dicho que en la junta de gobierno de la ILC, de la que formó parte, no se hablaba de las contrataciones concretas de los proyectos, y que tampoco tiene constancia de ninguna queja en ese sentido de la interventora general, que ha señalado a Borràs por la fragmentación de contratos en su declaración de este miércoles, ni tampoco conocimiento de que la propia Borràs recibiera advertencia alguna al respecto.

Dos directores de la ILC, Francesc Parcerisas y Oriol Ponsatí, también han declarado este miércoles como testigos. Ponsatí, que ejerció el cargo de 2019 a 2021, ha afirmado que un informe correspondiente a 2014 reflejaba dos deficiencias leves en la contratación y la posible fragmentación de contratos.

Por su parte, Parcerisas, que al igual que Ponsatí también ha defendido la calidad del trabajo realizado por Borràs, ha afirmado que «nunca nadie puso ningún obstáculo o queja contra Borràs en materia de contratación».

(Visited 147 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario