La organización ultrasecreta de los independentistes dispuestos a dar el salto

Estaban estructurados en grupos coordinados por aplicacions, con nombres como Batman, Tortugues Ninja, NoSurrender, GaarRapata, Escamots, Resistència, Societat Alkoholica o Ball de Bastons

El Equipo de Respuesta Táctica (ERT) de los Comités de Defensa de la República (CDR) detenidos el 23 de septiembre de 2019 disponían de una completa infraestructura informática para intentar pasar inadvertidos y esquivar la posible vigilancia de las fuerzas de seguridad. Así, crearon ocho grupos distintos en aplicaciones que, aparentemente, eran seguras. Su intención era blindar sus comunicaciones para evitar ser espiados por la Policía.

Además de tener los correos en Protonmail, habían creado los grupos Batman, Tortugues Ninja, NoSurrender, GaarRapata, Escamots, Resistencia, Sociedad Alkoholica y Ball de Bastons. “Los investigados mantenían permanente contacto a través de diferentes grupos en aplicaciones de mensajería instantánea, en particular Signal”, remarcan los informes judiciales.

Ocupación del Parlament

Batman fue el primer grupo que crearon para realizar labores de coordinación entre los miembros del comando. Este grupo nació el 12 de octubre de 2018, “creado ad hoc para planificar y coordinar el encargo relativo al asalto, ocupación y defensa del Parlament. Cuatro días antes, el grupo había recibido la orden para ejecutar esa acción.

En ese grupo primigenio se integraron el jefe del comando, Eduard Garzón (foto), junto a Xavier Buigas, Feran Jolis, David Budria, Clara Borrero, Xavier Duch y dos activistas no detenidos: Iris C. P. (integrante también de otro grupo denominado Serrallongues) y Julià C. G.

Para preservar las comunicaciones, el ERT disponía de programas y aplicaciones difíciles de penetrar. Entre otras aplicaciones, el presunto jefe del grupo, Eduard Garzón, se había instalado en un teléfono móvil el Signal, Orfox (aplicación que permite navegar anónimamente por la red), Protonmail y Opera Free VPN (aplicación que oculta la localización y simula que la conexión se realiza desde otro país). Además, los activistas se nombraban, en ocasiones, por pseudónimos. Así, Xavier Buigas era Serrallonga y otro tenía el mote Katxi.

Apenas tres meses después, el 24 de enero de 2019, el grupo decidía crear otro grupo de Signal bajo la denominación de Ball de Bastons. Este grupo se creó, según los atestados, para “la coordinación de reconocimientos y acciones en los días previos al desplazamiento de los dirigentes independentistas encausados en la causa 20907/2017 desde sus respectivos centros penitenciarios hasta el centro penitenciario de Brians 2, para su posterior traslado a Madrid”. Se trataba, pues, de coordinar las acciones para sabotear el traslado de los miembros del Govern encarcelados que iban a ser juzgados por el Supremo en la causa del 1-O.

En ese grupo se integraron el jefe del comando, Eduard Garzón, Jordi Ros, Xavier Duch y David Budria. “Destaca la activa participación de Eduard Garzón en la organización y transmisión de directrices al grupo procedentes de otra entidad superior”, dice un atestado policial. Fruto de ese trabajo fueron varias fotografías de los exteriores de la cárcel de Lledoners que estaban en el domicilio de Jordi Ros cuando éste fue detenido.

Al margen de los CDR

El grupo GaarRapata se creó el 21 de abril de 2019 por Alexis Codina, uno de los cocineros del comando. Este miembro del ERT había instalado en su casa de Sant Fost de Campsentelles un laboratorio de fabricación de explosivos, al que llamaban Baticueva.

En ese grupo estaban el propio Garzón, Esther García, que era el enlace entre el grupo y los estamentos políticos o “la superioridad”, Germinal Tomàs (uno de los que confeccionaban explosivos), Joaquim Delgado y cinco activistas más , algunos de ellos integrados a petición de García. Un desliz en ese grupo permitió a los investigadores conocer que uno de los objetivos contra los que tenían previsto actuar era la oficina de Amazon en Martorelles. En ese grupo se organizó también una importante reunión para el 25 de abril de 2019 en el domicilio de Alexis Codina, a la que asistieron varios de los integrantes del comando.

El nombre del grupo juega con las siglas GAAR, pertenecientes a los Grupos Autónomos de Acciones Rápidas, creados en otoño de 2018 para realizar acciones puntuales de sabotaje. En el ordenador de Germinal Tomàs, uno de los técnicos que fabricaban explosivos, se halló una carpeta con el nombre de GaarRapata, en la que había el documento “Taller de química espectacular”, que explica el desarrollo de experimentos y en el que se observan reacciones químicas.

Codina era el administrador del grupo y ya advirtió a sus miembros al inicio de su actividad que sería “un grupo al margen de los CDR”. Ponía de manifiesto también que adoptaría las tácticas y técnicas de los GAAR, que pasaban por querer ser unos grupos mucho más versátiles que los CDR para los sabotajes.

El grupo de las Tortugues Ninja

El 20 de mayo fue un día más fructífero. Ese mismo día se creó el grupo Tortugues Ninja, “dirigido a la coordinación de actividades entre las distintas células implicadas en la fabricación de sustancias incendiarias, deflagrantes y explosivas”. Este grupo estaba formado por cuatro miembros del grupo (Eduard Garzón, Jordi Ros, Esther García y Sònia Pascual) además de otros ocho activistas que no fueron detenidos. Este grupo era el que había adoptado la costumbre de celebrar sus reuniones en las instalaciones de la empresa Kequco, en Montcada i Reixac.

La mayoría de sus integrantes asistieron a una cumbre de activistas calificada de “muy importante” por los propios independentistas, celebrada el 10 de julio de 2019. Esa cumbre estuvo rodeada de impresionantes medidas de seguridad, que al final no valieron de gran cosa, porque la reunión fue grabada por la Guardia Civil.

También el 20 de mayo se creaba el grupo Resistencia “dirigido a la coordinación y planificación de acciones”. De nuevo Garzón, y Ros vuelven a coincidir en el grupo. A ellos se suma Xavier Duch, igualmente encausado, y otros cinco activistas. A través de este grupo, la Guardia Civil tuvo conocimiento, el 22 de julio de 2019, que habían fijado el mes de septiembre “para el inicio de las acciones, siendo Jordi Ros quien indica que las sustancias explosivas o incendiarias todavía no estarían listas para su uso”. Las sospechas nacieron a raíz de una conversación entre Esther García y Ros ese día.

El grupo NoSurrender

El 6 de septiembre, el comando hacía realidad otro grupo: Sociedad Alkoholica, “dirigido a la convocatoria de reuniones en el laboratorio ubicado en el domicilio de Alexis Codina y para la coordinación de las actividades investigadas”. Éste era el único grupo en el que no había activistas ajenos al ERT: sus cuatro integrantes eran Alexis Codina, Esther García, Joaquim Delgado y Germinal Tomàs. Según los informes judiciales, durante los días anteriores a las detenciones, los activistas extremaron las precauciones y suspendieron las reuniones en casa de Alexis Codina para “mantener la seguridad del laboratorio clandestino”. Este grupo era también el utilizado por Esther García para dar órdenes e instrucciones al resto de los miembros del comando.

Finalmente, el 10 de septiembre de 2019 nació el grupo NoSurrender, “creado para la coordinación de reuniones y acciones de especial sensibilidad. Allí se integraron Alexis Codina, Germinal Tomàs, Esther García, Sònia Pascual, Queralt Casoliva (también encausada) y Joaquim Delgado, además de otros tres activistas. Uno de los miembros del grupo era un empresario inmobiliario que se puso como nick el nombre de su empresa. En la mañana del 23 de septiembre de 2019, los miembros de este grupo abandonaron precipitadamente el mismo al conocer a través de la prensa que se estaban produciendo detenciones.

En el domicilio de Germinal Tomàs, ubicado en Mollet del Vallès, los investigadores encontraron un pendrive en el que había una carpeta con el nombre de NoSurrender. En ella, se encontraban fotografías de vigilancia de la la planta que la multinacional Alstom tiene en Santa Perpètua de Mogoda. Fotografías de esta fábrica se encontraron también en una tarjeta Micro SD hallada en el domicilio de Alexis Codina.

Pero hay otro grupo del que poco se sabe: el 21 de septiembre de 2019, dos días antes de las detenciones, uno de esos grupos, llamado Escamots, mantuvo una reunión en Vic, a la que asistieron el cabecilla, Eduard Garzón, y Jordi Ros, uno de los activistas que había montado un laboratorio clandestino de explosivos en su casa de Sabadell.

Todo este entramado de grupos que funcionaban a través de las redes sociales conformaban una potente herramienta de coordinación del ERT. “A través del análisis de las evidencias intervenidas en los domicilios de los investigados, se han obtenido informaciones que ponen de manifiesto su participación activa en grupos de mensajería para la organización de acciones en el seno del CDR y su intervención en la materialización de las mismas”, dicen los informes que obran en el sumario.

*El reportaje íntegro se puede leer en la edición de esta semana de la revista EL TRIANGLE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides