Mis amigos ‘pakis’

Soy de los que creen que las palabras pueden ser insultantes o cordiales en función de cómo las utilicemos. Cuando Jair Domínguez grita ‘puta España’ en TV3 está insultando. Cuando le dicen a un alumno que ha hecho un examen ‘de puta madre’ lo están felicitando. A un amigo le puedes llamar ‘negro’ o ‘paki’ con naturalidad o respeto. Todo lo contrario cuando en una pelea en la calle oyes bramar ‘negro o paki de mierda’.

Estos calificativos dan lugar a generalizaciones absurdas. Como la de considerar ‘negras’ personas que tienen la piel un poco más oscura que los ‘blancos’ pero que quedan muy lejos de la negritud absoluta. A los españoles que se instalaron en Argentina tras la guerra civil solían ponerlos a todos en el saco de los ‘gallegos’, fueran catalanes, murcianos o vascos. Con los ‘pakis’ pasa lo mismo. Vamos al ‘pali ‘a comprar pan, leche o lo que nos haga falta pero si preguntamos a las personas que nos atienden descubriremos que hay muchos que han nacido en Bangladesh o la India.

Los ‘pakis’ me facilitaron la vida -a mí y seguro que a mucha más gente- en los días duros de la pandemia cuando mantenían abiertos sus supermercados y podía ir a ellos a casi cualquier hora. No eran los más cumplidores con las normas de llevar la mascarilla bien puesta o tener a mano el gel hidroalcohólico pero hicieron un servicio ciudadano extraordinario.

Como soy curioso por naturaleza me gusta conversar con los dependientes y conocer detalles de su trayectoria personal y aspiraciones. Así descubro estos datos sobre su nacionalidad y otras cuestiones personales. Las dificultades que tienen con el idioma y su tendencia a ser reservados no ayudan, sin embargo, a adentrarse en sus vidas.

En uno de esos ‘pakis’ me contaban los chicos que trabajan allí que temen la salida de los estudiantes del instituto que tienen cerca porque a menudo intentan robarles algún producto. Me los imagino intentando evitar que estos muchachos maleducados, que no tienen ninguna necesidad de robar, se lleven una cocacola o una tableta de chocolate. También los compadezco cuando algún cliente gruñón, bebido o problemático les monta una escandalera.

Este viernes 8 de octubre, uno de esos ‘pakis’ ha muerto por las cuchilladas que le propinaron unos ladrones que habían robado una botella de ron en su tienda. Los persiguió para recuperarla y perdió la vida. Pasó en Rubí. No lo conocía, claro está. Pero podría haber sido alguno de mis amigos ‘pakis’ del barrio.

¡Descanse en paz!

سکون سے آرام کرو

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario