¿Por qué Piqué ha cabreado a muchos barcelonistas?

Gerard Piqué
Gerard Piqué

Entre los enredos de este Barça, que no vive relajado ni un solo día de los últimos 121 años, destacan ahora los procedentes del entorno y dimensión empresarial de Gerard Piqué, tan libre de dedicar a sus negocios todo el tiempo y el protagonismo que necesitan.

Es complicado cuando se mete en líos como la Copa Davis o como la Supercopa de España en la que también, aunque no se suele decir alto y claro, está metida, y muy metida, Kosmos, la sociedad con el propietario de Rakuten que dirige quien ahora es uno de los capitanes del FC Barcelona. Esa Supercopa que se juega, cuando se puede, en Arabia Saudí, y si no en el estadio de la Cartuja de Sevilla como en esta última edición.

La que no parece una amistad que refuerce y mejore su imagen es la de Ibai Llanos, un personaje de la neorealidad del entorno deportivo, referencia en las redes que tiene su propia televisión y un pequeño imperio mediático hábilmente tejido entre sus propios canales de Youtube y Twich y ese dejarse abrazar por los convencionalismos como comentar los Juegos Olímpicos para Eurosport y ahora sacar tajada del traspaso de Messi, una puerta abierta por Gerard Piqué, pieza clave en las relaciones del presidente Joan Laporta con el vestuario, que actualmente maneja mucha más información que el resto de los capitanes.

De esa relación con Ibai, que se fue a París y entrevistó a Leo como enviado especial privilegiado del entorno empresarial de Piqué, eso después de que ambos coincidieran en la última cena de Messi en su casa de Barcelona junto a Kun Agüero, ha surgido que Ibai vaya a comentar el debut de Leo con el PSG, también como resultado de la jugada de Kosmos de quedarse con los derechos para España de la liga francesa durante las tres próximas temporadas.

Las buenas o malas compañías las elige cada cual, pero desde luego Gerard Piqué ha sido “apalizado” en las redes después de su última conversación televisada con Ibai Llanos, bromeando a cuenta de su rebaja de salario. Piqué le explicó, como anécdota, su conversación con Memphis Depay, en la que le vino a decir que pudo jugar contra la Real Sociedad gracias a que él se había bajado la ficha para hacer posible su inscripción.

Piqué, en esa línea de sorna, dijo haberle ‘pedido’ al holandés una compensación y haberse tomado a cachondeo la respuesta cerrada y negativa del holandés. La frase que ha molestado a la familia barcelonista ha sido la argumental del discurso: “Es que ahora estoy jugando por cuatro duros…”, un comentario que no sólo ha sonado a burla y que desde luego es de mal gusto sino que, además, ha ido acompañada de una risita indisimulada de Ibai respecto de una situación y un marco social al que los futbolistas son del todo ajenos e insensibles, viviendo en su burbuja pese a la que está cayendo en todo el mundo.

Pero, desde luego, de Piqué se espera una cierta sensibilidad y, si es cierta esa rebaja que algunos medios ponen tan en duda como la de Jordi Alba o las que vienen de Busquets y Sergi Roberto, un respeto, ni que sea de silencio, sobre el tema. Que uno de los futbolistas mejor pagados del mundo quiera hacerse pasar por una víctima de la situación provoca un justificado malestar y no deja de ser ofensivo para tantos millones de personas y de ciudadanos que no saben de otra vida que no sea la de la precariedad en todos los sentidos.

Hay que agradecerle a Piqué sus goles y su ejemplo en el terreno de juego, su esfuerzo y profesionalidad tanto como esa felicidad que los futbolistas como él, referentes, son capaces de transmitir a la gente. Pero esos mismos aficionados le piden que siga siendo lo que es, un impresionante futbolista cada vez con menos dotes y habilidades para llegar a ser presidente. Está bien donde está y mejor incluso callado que estar hablando por hablar (de negocios) con Ibai Llanos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides