El arzobispo de la Seu acusa al alcalde de mentir sobre «un hipotético acuerdo» para hacer abortos en el hospital

Los dos sacerdotes del patronato del centro hospitalario han dimitido de sus funciones en la entidad

Hospital de la Seu d'Urgell

Confusión máxima en la Seu d’Urgell (Lérida). El Obispado de Urgell, que lidera el arzobispo y copríncipe de Andorra, Joan-Enric Vives, y que forma parte del patronato de la Fundación Sant Hospital de la Seu d’Urgell junto con el ayuntamiento de la ciudad, ha asegurado que las declaraciones que efectuó este jueves el alcalde Jordi Fàbrega sobre «un hipotético acuerdo» para hacer abortos en el Hospital de la Seu «no se ajustan a la verdad» y crean «una confusión en la opinión pública».

Fàbrega, que preside la Fundación Sant Hospital de la Seu d’Urgell al ser el alcalde del municipio, anunció este jueves, tras mantener una reunión con los otros nueve patrones de la entidad (cuatro de los cuales son designados por el obispado), que el patronato había decidido comenzar los trámites necesarios para que se puedan practicar abortos farmacológicos en el hospital del municipio, es decir, aquellos que se pueden realizar hasta la novena semana de gestación.

La iniciativa no fue votada por los cuatro representantes del obispado mientras que los otros seis patrones (el alcalde Fàbrega, un representante del grupo municipal de ERC, uno del PSC, uno de la CUP y dos miembros del Departamento de Salud) votaron a favor.

Pues bien, a última hora de este jueves, el Obispado de Urgell emitió un comunicado donde, además de desmentir las declaraciones del alcalde, afirma que en la reunión no se puso «a votación formal ninguna decisión de los miembros del Patronato sobre impulsar el aborto farmacológico». En este sentido, subrayan que el orden del día «sólo indicaba el tratamiento de «la valoración de la incorporación de la interrupción farmacológica del embarazo en la cartera de servicios de la Fundación Sant Hospital», sin explicitar que se tomaría ningún acuerdo por parte del Patronato».

La principal consecuencia de esta gran controversia es que los dos sacerdotes que son patrones han decidido abandonar su participación en la entidad. Tanto Mn. Josep Maria Mauri, número dos del obispado, como el rector de la parroquia de Sant Ot, Mn. Ignasi Navarri, han querido dejar claro que «la postura de la Iglesia Católica ha sido siempre la defensa de la vida, desde sus inicios hasta su fin natural, y especialmente con respecto a los más débiles y desvalidos.» Asimismo, hay que recordar la firme defensa de Vives de la vida y su amenaza de dar un paso atrás si en Andorra se acaba aprobando la interrupción del embarazo en determinados supuestos. Por cierto, está previsto que el rey Felipe VI haga una visita institucional en Andorra los días 25 y 26 de marzo y, justamente, será recibido por Vives y por Patrick Strzoda, representante del jefe de Estado francés.

El otro gran impacto de esta operación es que profesionales de otros centros hospitalarios tendrán que desplazarse a la Seu dado que la mayoría de los sanitarios del área maternoinfantil del hospital han hecho objeción de conciencia para evitar involucrarse en posibles abortos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides