Purga implacable de militantes del PDECat que no se han dado de baja

La ruptura entre JxCat y PDECat, con Carles Puigdemont presionando como el que más para que todos en el espacio tomen partido por unos o por los otros y dejando claro que es incompatible estar con los unos y con los otros al mismo tiempo, tendrá más consecuencias que la mera concurrencia de las siglas en las elecciones. Y es que el líder de JxCat se ha puesto entre ceja y ceja que debe purgar a todo el mundo que que tiene un cargo gracias a lo que antes era un solo espacio y ahora ha decidido ser fiel al PDECat.

Así, los puestos menores en los departamentos del gobierno catalán, asesorías en consejerías y pequeñas ciudades, e incluso los consejeros municipales de Barcelona se han quedado sin su cargo –y, por lo tanto, su trabajo– por
no haberse pasado al JxCat de Puigdemont. Los entornos de algunos de los afectados aseguran que muchos que estaban en la misma situación han terminado dejando el PDECat y yendo a JxCat para no perder sus puestos de trabajo. La amenaza de perder un cargo de designación por no seguir al líder dicen ellos que funciona. Y es que, en política, cuando hay puestos de  trabajo para repartir, justo cuando llegan pueden terminar cayendo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides