Cabaní y Terradellas, las dos caras de la criptomoneda

El exadministrador de la sociedad que gestiona el dinero captado por el Consell por la República es titular de once cuentas bancarias y controla una sociedad en Estonia
La sede del Consell per la República y residencia de Carles Puigdemont en Waterloo (Bélgica)
La sede del Consell per la República y residencia de Carles Puigdemont en Waterloo (Bélgica)

El interés en poner la criptomoneda al servicio del procés es el denominador común de las tareas que han llevado a cabo Víctor Terradellas, exdirigente de CDC y presidente de la Fundación CATmón, y Jaume Cabaní, el primer administrador de la sociedad CATGlobal ASBL, que recoge y gestiona los ingresos que capta el Consell per la República, promovido por el expresidente catalán Carles Puigdemont.

Terradellas, según publica La Vanguardia citando las conversaciones reflejadas en el sumario correspondiente a la operación Voloh/Volhov, buscaba en 2017 en Rusia la manera de convertir fondos de la Generalitat en criptomoneda para evitar los controles españoles. A diferencia que Terradellas, que se encuentra en libertad con cargos, Cabaní reside en Bélgica y no fue detenido. La instrucción del caso destaca que es titular de al menos once cuentas bancarias, seis en España y cinco al extranjero, tres de ellas en Bélgica.

Según publica El Confidencial a partir de los documentos judiciales, Cabaní tiene en Estonia una sociedad instrumental, Catalitza Oü, desde 2019. Además, había tenido una sociedad en España homónima -tiene un proyecto profesional con ese nombre- y su sucesor como contable de Puigdemont, Sergi Miquel, constituyó otra en Estonia este año, Lan Sei Consulting Oü.

Además, no se especifica cuál de las once cuentas bancarias de que dispone Cabaní son personales y cuáles corresponden a CATGlobal ASBL o CATCiP AISBL. Algunos, como uno de BNP Paribas, eso sí, están asociados a la estructura belga de Puigdemont, dado que hay una coincidencia con donde se pagaba el abono de la primera reunión de la Asamblea de Electos, un proyecto de Parlamento paralelo, según la misma información.

La instrucción se hace eco de una llamada precisamente de BNP Paribas en relación a un ingreso de 50.000 euros procedentes de Alemania, sobre el que Cabaní dio "explicaciones poco claras", como que necesitaba el dinero para una sociedad que había creado en Bruselas, aunque no habría creado ninguna y factura sus servicios como profesional, añade El Confidencial.

Asimismo, este diario se hace eco de cobros opacos como una práctica habitual de Cabaní, también reflejada en la instrucción judicial sobre el presunto desvío de fondos a la estructura montada por Puigdemont en Bélgica. Entre estos se destacan siete ingresos que suman 85.566,85 euros desde la plataforma Stripe, usada para gestionar las donaciones de defensaexili.org, y 14 transferencias internacionales por 131.655,54 euros.

El instructor del caso considera a Cabaní, ingeniero industrial y máster en marketing y ventas, "la persona que está trabajando la moneda virtual". Antes de participar en la estructura belga de Puigdemont fue estratega de Partal, Maresma & Associats, la empresa editora del diario digital Vilaweb, y dejó de ser oficialmente administrador de Òmnium Cultural en 2019, aunque la investigación lo considera todavía vinculado laboralmente a la entidad desde Bélgica. En concreto, lo ubica implementando "planes alternativos que garanticen la seguridad de los sistemas informáticos de Òmnium, en paralelo a la del Consell per la República, para lo que estaría recurriendo a las plataformas XOLO y JIRA-CRM".

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides