La oposición en el Barça quiere precipitar la caída del presidente Bartomeu

Víctor Font y los suyos piensan que sólo avanzando el calendario electoral pueden tener alguna opción
Víctor Font intentará el asalto al palco de Camp Nou este mismo año

Asaltar el palco de Camp Nou ya se ha convertido en una urgencia para las fuerzas del entorno opositor barcelonista que representa Víctor Font, el precandidato más tempranero y también el más preocupado por el impacto insuficiente de su estrategia en la confianza y simpatías del electorado. Consciente de que el tiempo juega en su contra y de la enorme amenaza que representa para sus intereses la frivolidad, la improvisación y el efecto agitador de Joan Laporta, Víctor Font necesita aprovechar el malestar y el caos actual para que las elecciones se anticipen y, en teoría, poder sacar ventaja a sus rivales en un escenario de precipitación.

La clave, pero, no la tiene él en la mano. Sólo la dimisión de la junta en bloque o de un 75% de los directivos podría abrir, no un periodo electoral, sino la entrada de una comisión gestora que, estatutariamente, dispondría de tres meses para convocar las elecciones. En cualquier caso, con un plazo de un mes y medio mínimo desde el momento en que se produce el cese de la junta y el día de las elecciones, y esto en circunstancias normales, puesto que las urnas se tienen que abrir obligatoriamente en un día de partido para favorecer la participación. Se tendría que ver como solucionarlo.

Para forzar esta hipotética situación se ha puesto en marcha una operación de acoso sistemático del presidente Josep Maria Bartomeu, hoy el blanco de todas las críticas a la vista de los pésimos resultados del primer equipo de fútbol y el desastre del baloncesto, que suelen ser los indicadores deportivos más significativos. La gestión se ha revelado deficiente en la proyección de las decisiones adoptadas, con poco olfato, acierto y oficio, los tres elementos que en teoría tiene que atesorar un presidente experimentado como Bartomeu.

Está claro que la repentina destitución de Ernesto Valverde por un técnico como Quique Setién, mediocre, cobarde y mentiroso, fue un desacierto absoluto, del mismo modo que mantener a Svetislav Pesic al banquillo de Palau, cuando internamente todo el mundo sabía que su espantosa relación con la plantilla requería una intervención valiente, a pesar de que no irresponsable como la aplicada al fútbol.

La caída libre del equipo de Quique Setién lo están aprovechando los medios afines y los estrategas de Víctor Font para que la directiva haga implosión. Está claro que con el Camp Nou cerrado resulta muy difícil uno decorado hostil de la grada capaz de desestabilizar la junta y amedrentar al presidente. Pero, la continuidad se le complica en su último año de mandato.

Parece que hasta Rosell lo deja solo y sin cobertura
Bartomeu se está quedando sin apoyos. Le quedan sólo los de sus directivos, a pesar de que habría que analizar uno por uno si de verdad esta lealtad puesta a prueba en otra situación de tensión resistiría una nueva crisis. Parece claro que no. Por este motivo, desde fuera Víctor Font y su potente entorno fáctico, como su mentor Ferran Soriano, Jaume Roures, Josep Guardiola y su amplio lobby periodístico y los sectores cruyffistas, se dedican a presionar con todo su esfuerzo para romper la frágil unidad corporativa de los hombres del presidente.

La sensación de soledad se ha agudizado con un gesto significativamente frío y distando de Sandro Rosell, que públicamente le acaba de reprochar el retraso, excesivo, a extender sobre su caso la presunción de inocencia, tanto personalmente por parte de Bartomeu cómo también en el mensaje y el discurso institucional de club.

Si le cae este importante soporte, es que Bartomeu ya no tiene a nadie. O, lo que es peor, está rodeado en su junta de personas amigas y de confianza de Rosell que siguen en el cargo porque él mismo les ha pedido en más de una ocasión que no dejen solo el presidente. Sin el apoyo de Rosell es posible que más de uno se plantee su salida antes de tiempo, una circunstancia que, por supuesto, no lo favorecería.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides