Carles Puigdemont tiene miedo de quedar fuera del tablero de juego

El expresidente no quiere dejar en manos de ERC el protagonismo de las negociaciones con el PSOE
Puigdemont y Torra

El expresidente de la Generalitat y líder del espacio postconvergente, Carles Puigdemont, está en medio de un dilema político y personal. Por un lado, sus correligionarios y los postulados que él ha defendido lo llevan a cerrarse en banda ante la posibilidad de que se pueda facilitar la investidura del socialista Pedro Sánchez al gobierno de España si no hay un gesto muy potente hacia el independentismo.

Pero del otro lado, Puigddemont sabe que si ERC se sale con la suya y acaba arrancando al PSOE un inicio de la solución al conflicto político que se vive en Cataluña en su negociación por la investidura, JxCat y Puigdemont quedarían fuera de juego. Esquerra aparecería como la garante de la solución y JxCat como la fuerza de la enrocamiento, de la inacción y de unas esencias que poca utilidad acabarían teniendo para el proceso independentista

Esto, junto con la condición de exiliado en Waterloo y el hecho no poder hacer política desde Cataluña acabaría condenando a Puigdemont a la marginalidad dentro del espacio político catalán. Esta es una de las razones que han llevado al expresidente y los suyos a hacer el juego a ERC y a no cerrar la puerta a una posible negociación conjunta con el PSOE. Y es que Puigdemont ve que si deja ERC sola, puede salir más escaldado de lo que quiere.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides