Independencia y fútbol, incompatibles en Girona

En las elecciones al Parlamento de Cataluña del pasado 27 de septiembre, las opciones independentistas se impusieron claramente en las comarcas gerundenses. Junts pel Sí, con Lluís Llach al frente, se llevó el 56% de los votos emitidos y 11 de los 17 diputados en juego. La CUP, a su vez, obtenía el primer diputado gerundense de su historia. En la ciudad de Girona, Junts pel Sí obtuvo el 52% de los votos y la CUP, el 10%.

Es, por tanto, una ciudad y una circunscripción de clara mayoría independentista. ¿Cómo se explica, pues, la pasión demostrada por tantos gerundenses y por tantos medios de comunicación independentistas para que el equipo de fútbol de la capital subiese a la primera división del fútbol español?

Todos los medios que van de la mano en el proceso que quiere separar Cataluña de España -incluidos TV3 y Catalunya Ràdio- hicieron campaña para que el Girona superase al Osasuna en la eliminatoria que decidía cuál de los dos equipos jugaría la próxima temporada ante el Madrid, el Sevilla o el Las Palmas.

La lógica llevaría a pensar que los independentistas no quieren que los equipos catalanes compitan en los campeonatos españoles. Pero, el sábado, en el palco del campo del Girona Fútbol Club, en Montilivi, estaban la alcaldesa y el presidente de la Generalitat, ambos independentistas declarados, viendo y animando al equipo catalán.

Carles Puigdemont escribió en su cuenta de Twitter: «Nervios, emoción… Montilivi está lleno hasta la bandera para hacer posible el sueño del Girona en Primera».

El sueño del Girona Futbol Club según un presidente independentista ¿es jugar en la primera división del fútbol español? ¿Cuál debe ser, entonces, el sueño del independentismo catalán? Todo es muy confuso, como decía aquél.

Tan confuso que el cabeza de lista de la candidatura de ERC en las próximas elecciones españolas dice que es independentista pero que se siente catalán y español.

Karl Marx decía que la religión era el opio del pueblo. En nuestro país, el fútbol ha sustituido a la religión en esta función. En Catalunya habría que añadir el independentismo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario