Uno de los efectos de la intervención de la Generalitat de Cataluña por parte del gobierno español de Mariano Rajoy a partir de la aplicación del artículo 155 de la Constitución fue la concesión de 12 licencias para la extracción de coral en la zona de aguas exteriores que va de Arenys de Mar a Begur.

Ahora, el gobierno de Pedro Sánchez se ha comprometido a aplicar medidas para proteger los corales. La secretaria general de Pesca, Alicia Villauriz, y la directora general de Recursos Pesqueros, Isabel Artime, han apuntado que en noviembre se publicará una nueva orden que no permitirá extraer coral a menos de 50 metros y obligará los coraleros a desembarcar únicamente en puertos autorizados y a avisar con antelación de su llegada, publica El Punt Avui. El gobierno español también se ha comprometido a obligar a los coraleros a estar localizables mediante un dispositivo de control por satélite, añade la misma información.

La Generalitat de Cataluña, que se oponía a la extracción de coral, había decretado una moratoria hasta el año 2027 sobre las aguas interiores que van de Begur hasta la frontera con Francia para facilitar la regeneración de las poblaciones de estos animales. Entidades ecologistas también se habían manifestado contra la decisión del gobierno del PP, que afectaba, eso sí, una zona marítima más alejado de la costa, ubicada al sur de Begur, donde la presencia de coral es escasa.