La dirección del Partido Popular (PP) no da crédito. El líder del PPC, Alejandro Fernández, ha desaparecido del mapa. No concede entrevistas, no aparece en los medios, no se hace notar. Y esto, sumado al descalabro de los resultados electorales, hace que desde Génova se vea a Fernández cómo alguien perdido, sin ánimo suficiente para recuperar el partido y dotarlo de la visibilidad y la autoestima interna suficientes.

Es por eso que los populares han dado instrucciones a los dirigentes catalanes para que cambien esta situación en el tiempo más breve posible. Quieren más presencia de Fernández y del PPC, sobre todo mediática, y que los catalanes y los españoles empiecen a ver un partido en recuperación y no "un despojo camino de la desintegración", en palabras de un dirigente de los populares de Madrid.