Los Reyes de España han iniciado una gira por las autonomías del Estado con la intención de mejorar su imagen. Durante la peor pandemia vivida en siglos su figura ha sido irrelevante y se ha demostrado tan innecesaria que ahora la Casa Real quiere hacer ver que los monarcas están junto a su pueblo en la recuperación. Nada que no esté ya inventado y que se vea venir a la legua.

En esta ruta, como no podía ser de otro modo, está incluida Cataluña. Y la visita ya ha generado algunos tacos en el PSC. Los socialistas catalanes han mantenido siempre aquella posición de Estado de respetar a la monarquía pero sabiéndose republicanos.

Pero en un momento de horas bajas del Rey, de escándalos y corrupción en la Casa Real, y con los independentistas esperando a los monarcas con las uñas fuera, el PSC ya se da cuenta que acabará teniendo el papel más institucional y cercano a Felip VI, cosa que le incomodará. Por el contrario, quien ya ha dejado claro que está encantada de la visita es la delegada del Gobierno en Cataluña y también socialista, Teresa Cunillera.