La política show y el mensaje espectáculo tienen nuevo líder. Durante años, el título en el Parlament lo han ostentado con notable mérito los líderes de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera e Inés Arrimadas. Pero el relevo al frente de la formación en Cataluña y la carencia de hoja de ruta, han hecho caer en desgracia a Cs. El movimiento que mezcla política y espectáculo, pero, no ha quedado, de ninguna forma, huérfano en la cámara catalana.

El relevo lo ha conseguido coger, muy orgulloso, el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, que se ha esforzado a servir periódicamente momentos top que lo viralizan en las redes, alimentan los digitales y aportan a la política seria lo mismo que todos los episodios de este movimiento: muy poco.

El último numerito del popular lo protagonizó al pleno de la semana pasada en el Parlament. Alejandro Fernández podría haber criticado el presidente de la Generalitat, Quim Torra, a la sesión de control por lo que considera que es una visión "sectaria, corta de miras y sesgada" de la sociedad catalana. Podría haberle pedido que se reuniera con entidades y colectivos no independentistas y con planteamientos diferentes del suyo. Pero, en lugar de esto, optó por invitarle a cenar la noche de Navidad a su casa para que conozca "otra Cataluña, con un menú medio catalán medio asturiano y donde se lo pasará como nunca".