Continuando la expansión que empezó en Valencia el año pasado, Mercadona ha puesto en marcha el nuevo servicio de compra online después de poner en marcha un almacén exclusivo para online en Barcelona, en el polígono de la Zona Franca. Desde este centro logístico, que se denomina "colmena", la compañía inicia el servicio a los distritos de Sarrià-Sant Gervasi y de Les Corts, concretamente en los códigos postales 08017, 08021, 08022 y 08034. En las próximas semanas y meses, incrementará el servicio al resto de barrios de Barcelona ciudad, de manera progresiva.

Los clientes que residan en códigos postales que no estén cubiertos por la "colmena" podrán seguir comprando como hasta ahora en la web clásica. En función de la evolución del proyecto, la empresa irá expandiendo el servicio a otros códigos postales de Barcelona y posiblemente a nuevos municipios en los próximos años. Actualmente el proyecto online está centrado en dar servicio a la ciudad de Barcelona con el desarrollo del nuevo almacén ubicado en el polígono de la Zona Franca.

El objetivo de la nueva compra online no se basa únicamente en la mejora de la web y la app, sino que tiene asociados cambios estructurales importantes que permiten optimizar los procesos. Trasladando la preparación y el envío de los pedidos a la “colmena”, en lugar de gestionar las compras una a una desde las tiendas, se incrementa la productividad y la eficiencia, que se multiplican hasta ocho veces, y se garantiza el mejor servicio al "jefe", como la compañía denomina internamente el cliente.

Este nuevo modelo mantiene la misma tarifa (7,21 €/pedido) y amplía el horario de entrega de 7:00 a 22:00 horas, de lunes a sábado, en franjas de 1 hora a partir del día siguiente de haber hecho el pedido. La compra se puede hacer en catalán y en castellano, y el surtido es muy parecido al de las tiendas. Los productos se pueden localizar a través de las categorías o del buscador de la nueva plataforma, que dispone de fotografías de cada producto y de toda la información relevante.

El equipo que establecerá las bases de la nueva compra online en la “colmena” de Barcelona consta inicialmente de 92 trabajadores que provienen mayoritariamente de tiendas físicas de la Ciudad Condal. Se estima que este número se incremente con nuevas contrataciones hasta llegar a los 350 trabajadores en los meses próximos, según avance el proceso de expansión. Los equipos dedicados al desarrollo informático, el diseño, el producto, la logística y la atención al cliente permanecerán en la sede en Valencia, desde donde darán servicio también al proyecto online de Barcelona.

Juana Roig, directora general del proyecto de compra online de Mercadona, ha destacado que “después del éxito en Valencia de la compra online de Mercadona durante su primer año de vida, ahora llegamos a Barcelona con la seguridad que este servicio dispone de un potencial enorme. Prevemos que el lanzamiento en esta gran ciudad será un hito significativo en la apuesta firme de la compañía para abordar el reto de la venta online en alimentación”.


INVERSIÓN DE 7 MILLONES DE EUROS

Este nuevo centro logístico online de 10.500 m2 ha supuesto una inversión de 7 millones de euros y tiene 2.500 m2 destinados a productos frescos, incluyendo un área de almacenamiento en frío para productos refrigerados y congelados que requieren temperaturas inferiores a los -20 °C. Los productos frescos se reciben y preparan el mismo día de entrega al cliente, de forma que se garantiza la máxima calidad y frescura. Adicionalmente, en el nuevo centro logístico se han incluido elementos que reducen el consumo energético considerablemente, como por ejemplo paneles solares y aislamientos especiales para la zona de almacén de frío.

Por otro lado, se ha reducido el nivel de las plataformas de carga porque los vehículos de reparto utilizados en el centro de la ciudad, que son más pequeños que los vehículos de reparto regulares, se puedan cargar fácilmente para facilitar la entrega en "la última milla". Para ello se dispone de una flota de 50 vehículos con tres modelos diferentes que permiten transportar hasta quince, nueve o cinco pedidos por viaje en función de la medida, y que se adaptan a las zonas de difícil acceso.

Estos vehículos de reparto están diseñados con tres zonas de temperatura diferenciadas para que los productos frescos y los congelados lleguen a casa del cliente online manteniendo la cadena de frío. Por otro lado, incorporan un sistema de descarga mecanizado que minimiza la manipulación de la carga, con la reducción consiguiente de sobreesfuerzos para los trabajadores y la disminución del tiempo de descarga.

Asimismo, toda la flota de vehículos está propulsada por gas, siguiendo el compromiso de la compañía con el medio ambiente.

En cuanto a los hitos siguientes del proyecto, Mercadona prevé el lanzamiento de la nueva compra online en Madrid a principios del 2020. En los años próximos, en línea con la apuesta sólida por el proyecto online, continuará su expansión en otras grandes ciudades de España.