El gobierno español ha autorizado este jueves que Barcelona y las regiones metropolitanas norte y sur se unifiquen en una sola región sanitaria. Los tres territorios continuarán al menos una semana más en fase 1, pero a partir del lunes ya se permitirá la movilidad entre Barcelona y su área metropolitana. Así lo han anunciado hoy el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del centro de coordinación de alertas y emergencias sanitarias, Fernando Simón.

Sanidad también ha aceptado la petición de la Generalitat y Girona, Cataluña Central, el Garraf y el Alt Penedès pasarán a la fase 2 el próximo lunes. La petición fue aprobada el lunes por el Procicat teniendo en cuenta la situación epidemiológica de estas zonas. Terres de l'Ebre, Camp de Tarragona y el Alt Pirineu continuarán una semana más en la fase 2 tal como estaba previsto. Así mismo, los técnicos del Ministerio han decidido finalmente que Lleida se mantenga en la fase 1 después de detectar un brote de nuevos contagios.

En cuanto al caso de la región sanitaria de Lleida, el Departamento de Salud aseguró haberlo detectado y aislado a tiempo, pero Simón advirtió ayer que conductas como las que originaron este repunte de casos pueden provocar un rebrote de la epidemia, y pidió de nueve prudencia a la ciudadanía aunque se vaya avanzando en la desescalada y se vayan levantando algunas restricciones. De este modo, Sanidad acepta la petición de Salud, que prefiere esperar unos días más antes de que esta región sanitaria pueda cambiar de fase. Illa ha agradecido la actitud "prudente" de la Generalitat en este sentido.