El Procicat ha aprobado este miércoles por la mañana la propuesta de los Departamentos de Salud e Interior de limitar las reuniones sociales, tanto en el ámbito público como privado, a un máximo de seis personas, y no 10 como hasta ahora. La limitación no se aplica a personas convivientes.

Según explican, la decisión de limitar a seis personas las reuniones sociales tiene como objetivo reducir el número de contagios por la covid-19 que ahora se dan en el ámbito interfamiliar y en el entorno social más cercano. De acuerdo con esta medida, también se sitúa en seis el tope de personas que pueden ocupar una mesa o agrupaciones de mesas en los establecimientos de hoteleria y restauración, tanto en espacios interiores como en terrazas.

Por el contrario, el órgano ha anunciado que, hoy por hoy, no se cerrarán los parques infantiles, a pesar de que considera necesario "reforzar" las pautas para las familias para hacer un uso correcto y los elementos de control por parte de las administraciones públicas locales.

Sin embargo, reconoce que el uso de los parques supone un riesgo de contagio, especialmente por presentar superficies de contacto frecuente elevado, por hacer coincidir niños de grupos de convivencia estable diferentes, y por la dificultad para mantener las distancias y aglomeraciones en los espacios de uso compartido simultáneo.

El Procicat recuerda que hace falta "un uso racional" de los parques infantiles y piden a las familias que no se acceda si ya hay un número importante de niños en aquel momento. También proponen limitar el tiempo de uso a un periodo inferior al habitual y buscar actividades y juegos de recreo alternativos al uso de columpios o toboganes. Además, recuerdan que hace falta que los niños practiquen la higiene de manos antes de acceder y también de forma frecuente mientras hacen uso.