Algunas de las principales localidades del área metropolitana de Barcelona aceptan la propuesta del Gobierno español de solicitar el apoyo de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y han requerido su presencia para desinfectar las zonas de riesgo para escapar de los "focos de contagio".

La delegación del Gobierno en Cataluña gestiona las solicitudes de los ayuntamientos catalanes que quieren recibir ayuda de la UME del ejército, peticiones que traslada inmediatamente al Ministerio de Defensa.

Este departamento estudia cada caso para planificar la ayuda solicitada, en cuanto a los recursos humanos y materiales necesarios y la idoneidad de los lugares.

Ayer, la segunda ciudad más poblada de Cataluña, l'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), fue una de las localidades que solicitó formalmente esta ayuda del Ejército, como también lo han hecho Badalona, Sabadell y Barberà de Vallès; una lista a la cual se ha sumado este martes Sant Boi de Llobregat.

Se da la circunstancia que, por ahora, todos los ayuntamientos que han solicitado a la delegada de Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, la ayuda del Ejército están gobernados por los socialistas.