La crisis entre los dos socios de Gobierno, Junts per Catalunya y Esquerra Republicana, con el episodio de tensión vivido en el Parlament por la retirada del escaño de Quim Torra, precipitó que el presidente anunciara a finales de enero el adelanto electoral para después de aprobar los presupuestos. En realidad, según han confirmado a EL TRIANGLE fuentes de la Generalitat, JxCat tiene una fecha en la cabeza, que estaría estudiando: el próximo 3 de octubre, que cae en sábado.

La fecha no está cogida al azar. Los 'juntistas', obsesionados con las fechas históricas, estudian con intencionalidad este día. El 3 de octubre de 2017 se celebró la parada de país para denunciar la represión sufrida tres días antes, con motivo del referéndum. También el 3 de octubre, Felip VI dirigió un duro discurso a la población, donde el monarca criticó al Gobierno catalán por "incumplir" la Constitución y el Estatuto.

Sea cómo quiera, todavía quedan días para el próximo 3 de octubre. Cómo que el único referente que había hasta ahora era el de la aprobación de los presupuestos catalanes, las fechas que se planteaban eran antes del verano. Así, los presupuestos se debatieron en el Parlamento en el pleno del 12 y 13 de febrero, y se votarán definitivamente el 18 de marzo. Entonces, si las elecciones se convocaran inmediatamente después de la aprobación de los presupuestos, se celebrarían como muy pronto el 13 de mayo.

Pero la idea de Torra y de JxCat es aguantar algo más, concretamente 143 días más. También llama la atención que el 3 de octubre coincida en sábado, y no en domingo como acostumbra a ser habitual. No obstante, hay precedentes de elecciones catalanas celebradas entre semana: el 20 de marzo de 1980 fueron en jueves. Por otro lado, el presidente Pasqual Maragall también convocó las elecciones de 2006 en miércoles, si bien aquel 1 de noviembre era festivo.