La continuidad de Quim Torra en la presidencia de la Generalitat pende de un hilo. En el momento que el Tribunal Supremo confirme –como todo el mundo da por hecho- la sentencia de inhabilitación dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), entonces empezará la cuenta atrás para su destitución. También, con toda certeza, el Parlamento de Cataluña acatará la sentencia del Tribunal Supremo.

Pero, antes de irse, el presidente Quim Torra lo ha querido dejar “todo atado y bien atado”. Este es el sentido del Plan Estratégico de Subvenciones 2019-21 del departamento de Presidencia de la Generalitat. Este plan contempla todas las subvenciones, y sus beneficiarios finales, que se tienen que pagar durante estos tres años de vigencia del plan, haya quien haya al frente del gobierno catalán.

Es decir, en el supuesto que se convoquen elecciones al Parlamento catalán en los próximos meses y salga elegido un presidente de la Generalitat que no sea de JxCat, se encontrará con la vigencia de este compromiso de pago de subvenciones aprobado por Quim Torra, hasta el año 2021 incluido. Como es obvio, el Plan Estratégico de Subvenciones 2019-21 de Presidencia tiene por objeto “blindar” a las entidades políticamente más afines a JxCat y que podrían ver peligrar las subvenciones que perciben si se produjera un cambio de color político en la Generalitat.

Entre los beneficiarios de estas subvenciones blindadas –en el apartado del Comisionado de la Presidencia para el Despliegue del Autogobierno- está la Fundación Revista de Catalunya. El 2019, esta entidad recibió 33.000 euros, la misma cantidad que recibirá en 2020 y 2021. En total, 99.000 euros. El director de la Revista de Catalunya fue, desde julio del 2015, el mismo Quim Torra y dejó de serlo cuando fue elegido, tres años después, presidente de la Generalitat.

En el comentario que se publicó en la web de la Revista de Catalunya para informar de la marcha de su director se decía que en sus tres años “se han producido una serie de cambios que han ayudado a consolidar más la publicación”. Además, la revista reprodujo íntegro, “por su interés histórico y por su trascendencia”, la intervención de Quim Torra ante el TSJC para justificar su negativa a retirar la pancarta pidiendo “Libertad presos políticos y exiliados” colgada en el balcón del Palau de la Generalitat en periodo electoral.

El historiador y político Antoni Rovira i Virgili impulsó la creación de la Revista de Catalunya en plena dictadura de Miguel Primo de Rivera. En 1932 se dejó de publicar por razones económicas, pero en 1934 reapareció con el apoyo del gobierno de la Generalitat. Los sucesos del 6 de octubre llevaron a un nuevo cierre de la publicación.

En 1985, Max Cahner, después de cesar como consejero de Cultura, recuperó esta antigua cabecera. Quim Torra sustituyó a Josep Maria Roig en la dirección y cuando dejó el cargo para asumir la presidencia de la Generalitat se nombró a Agustí Pons como nuevo director.