El apoyo de los diputados de CiU al gobierno del socialista Felipe González entre los años 1993 y 1996 servía, según Jordi Pujol, para lavar la cara al nacionalismo catalán en los barrios obreros. Así lo reconocía en el resumen que hizo del Consejo Ejecutivo Extraordinario celebrado el 16 de julio de 1994. En el apartado Autonomía de este resumen, que Pujol envió a sus consejeros y al que ha tenido acceso EL TRIANGLE, escribía: "analizando la campaña actual de ataque al apoyo al gobierno de Madrid, sale una conclusión bastante positiva para Catalunya, sobre todo porque nos va muy bien que salga González a defendernos (especialmente en zonas como Santa Coloma de Gramenet)".

En las elecciones generales celebradas el 6 de junio de 1993, el PSOE quedó lejos de la mayoría absoluta -obtuvo 159 diputados- y necesitó los 17 votos de los diputados de CiU y los 5 del PNV para que Felipe González fuese investido presidente. El acuerdo entre nacionalistas y socialistas se trasladó a Catalunya, donde el PSC dio a menudo apoyo a CiU, aunque la coalición liderada por Jordi Pujol tenía mayoría absoluta en el Parlament.

En 1995, los nacionalistas retiraron el apoyo al gobierno socialista en España y provocaron la celebración de elecciones anticipadas. En las elecciones de 1996, CiU cambió de socio y apoyó al Partido Popular para que Aznar sustituyera a Felipe González como presidente del gobierno (Pactos del Majestic). En el resumen de aquella reunión extraordinaria del gobierno de la Generalitat, Pujol consideraba que "conviene desinteresarse por los temas generales y enfocar con fuerza los temas puramente autonómicos".

Veía "muchos problemas sobre la mesa, pero entre la campaña en contra,  luchar en temas sin un claro exponente autonómico..., no se acaban de resolver". Y afirmaba que "Hay que tener en cuenta que sobre el tema de la defensa y  velar los derechos de Catalunya, existe la sensación de que se han enfriado los principios y que incluso se han degenerado un poco. Hace falta que la sociedad civil (asociaciones...) recupere la ilusión”. Y que Felipe González eche una mano en Santa Coloma de Gramenet.

09