Carles Puigdemont, Quim Torra y Jordi Sánchez están decididos a forzar la desaparición del PdeCat. Así se desprende de sus últimos movimientos tácticos y, también, de las declaraciones del secretario general de la Crida Nacional per la República, Antoni Morral, en las que afirma que en el proceso de reordenación del independentismo "se tendría que plantear que el PDeCat se disuelva". Morral ha hecho esta afirmación en una entrevista concedida a la agencia EFE este viernes 16 de agosto.

Estos movimientos de Puigdemont, Torra y Sánchez han causado indignación entre los dirigentes del PDeCat, agravada por el hecho de que Morral no ha militado nunca en este partido. Es diputado en el Parlament en representación de JxCat donde llegó procedente del mundo de IC-Verds, partido en nombre del cual fue elegir alcalde de Cerdanyola. El 26 de junio pasado fue elegido secretario general de la Crida, la opción en torno a la cual se quiere crear  una nueva formación política en la que se integre el PDeCat. "Tenemos que poner los objetivos que compartimos el 1 de octubre y los intereses del país por delante de otros intereses personales y partidarios", afirma Morral en esta entrevista después de decir que tiene que ser "la gente del PDeCat" quién decida como integrarse en la Crida.

Jordi Sánchez es el presidente de la Crida, entidad que se presentó en el Ateneo Barcelonès el pasado 16 de julio con la ausencia de muchos dirigentes destacados del PDeCat. Quiere acelerar su organización con una asamblea prevista para el 17 de septiembre. En su sencilla web se hace constar que cuenta con 54.467 adheridos.En su dirección política y en su Coordinadora no hay ningún miembro de la dirección del PDeCat. Su lema es "sumamos personas, no siglas", pero los dirigentes del PDeCat tienen claro que la Crida se quiere tragar las suyas.