El vicepresidente segundo del gobierno español y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha presionado por la derogación íntegra de la reforma laboral de 2012, sobre cuyo alcance ha reculado el PSOE después de haberse comprometido en ese sentido en el acuerdo firmado este miércoles con Bildu.

"Pacta sunt servanda", ha sintetizado Iglesias en Catalunya Ràdio: "Lopactado obliga". El vicepresidente ha remarcado que el acuerdo alcanzado por los responsables de los grupos parlamentarios es válido y no habla de una derogación parcial, sino que abarca íntegramente la reforma laboral, aunque después los partidos pueden "decir el que quieran" o "hacer las matizaciones que quieran", ha añadido.

La maniobra del PSOE no ha cambiado el parecer de Bildu, que ha considerado por boca de su portavoz, Mertxe Aizpurua, que se trata de una "matización terminológica" y no de una rectificación, y que el acuerdo se mantiene vigente. La representante abertzale ve positivo que "se empiece a clarificar desde el minuto uno", lo que "indica que el acuerdo es serio", ha añadido en declaraciones a Radio Nacional de España.

Antes de que una nota del PSOE eliminara la pasada noche el punto que indica que será íntegra la derogación de la reforma laboral, el vicepresidente de la Generalitat y dirigente de ERC, Pere Aragonés, ha considerado "buena la propuesta" pactada por el gobierno español con Bildu, y ha adelantado que "la votaremos".