El Open Arms ha rechazado trasladarse a Algeciras para desembarcar a los más cien migrantes rescatados del mar que lleva a bordo. El gobierno español ha ofrecido esta posibilidad al constatar la negativa del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, a que se desembarcara estas personas en Lampedusa, puerto ante el que está fondeado el Open Arms. Un portavoz de la ONG ha afirmado que "estamos en un momento de emergencia humanitaria y no podemos afrontar seis días más de navegación".

El presidente del gobierno funciones, Pedro Sánchez, ha anunciado la medida en un mensaje en twitter en el que dice que "España siempre actúa ante crisis humanitarias" y añade que "es necesario establecer una solución europea, ordenada y solidaria, liderando el reto migratorio con los valores de progreso y humanismo de la Unión Europea". Salvini se ha felicitado de esta decisión y en otro mensaje ha comentado "Quién resiste, vence". En una nota del ministerio de Asuntos Extranjeros, Unión Europea y Cooperación se advierte de que el gobierno español está considerando actuar contra Italia ante la Unión o las instituciones que garantizan el respecto a los derechos humanos por su actuación en esta crisis.

Poco antes de que se supiera la decisión del gobierno español, algunos migrantes se habían lanzado al mar desde el Oper Arms para intentar llegar nadando a Lampedusa.