El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha apartado ahora al jefe del mando de operaciones y número tres del cuerpo, el general Fernando Santafé, en plena crisis en el Ministerio por la destitución fulminante del coronel Diego Pérez de los Cobos y la dimisión del número dos del Instituto Armado, Laurentino Ceña. Para ocupar el lugar de Santafé, Marlaska ha nombrado el general Félix Blázquez.

Según fuentes de la Guardia Civil recogidas por El País, Santafé no estaba de acuerdo con la decisión del ministro del Interior de nombrar Pablo Salas, número siete en la jerarquía de la Benemèrita, para sustituir Ceña como director adjunto operativo. En principio correspondía a Santafé ocupar su lugar pero la decisión del gobierno español lo frenó.

La salida del general se produce en plena crisis en el Ministerio del Interior después del cese de Pérez de los Cobos por el informe sobre las investigaciones del 8-M, que apunta que el gobierno español conocía la magnitud de la crisis del coronavirus y aun así no impidió actos multitudinarios como la marcha feminista de Madrid. Varias informaciones periodísticas han revelado incorrecciones y falsedades en el informe.

En un comunicado, el Ministerio del Interior justifica que el cambio "se enmarca en el nuevo impulso" que se quiere dar "a la Guardia Civil ante los retos de la seguridad del siglo XXI".