La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha mandado una carta a los principales representantes de la Unión Europea para transmitir su "inquietud" por el juicio al independentismo que empezará el 12 de febrero en el Tribunal Supremo. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, y del Consejo de Europa, Donald Tusk, han recibido una misiva en que Colau califica la causa judicial como una "situación anómala" en Europa.

Colau lamenta que los presos se enfrentan a penas de prisión que pueden sumar 74 años y recuerda que el partido de ultraderecha Vox ejerce de acusación particular. "Está utilizando el juicio como altavoz para difundir su ideario de odio y obtener un rédito electoralista", asegura la alcaldesa.

En la misiva Colau insiste que no es independentista y no comparte muchas de las decisiones tomadas por los anteriores representantes del Gobierno pero tilda el juicio de "fracaso político" y considera que si acaba con condenas, se incrementará la división y se hará más difícil optar por una solución negociada.

Colau también critica el encarcelamiento preventivo de los presos y argumenta que dificulta la preparación de una "defensa efectiva".

Colau hace referencia a la estabilidad de la Unión Europea y argumenta que el "pleno reconocimiento de los derechos humanos y las libertades democráticas" ha sido el "faro" que ha permitido la construcción del club de estados.