Nuevamente, las autoridades del Canadá no han dado permiso al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para visitar el país norteamericano igual como ya impidieron anteriormente cuando Puigdemont fue invitado por la Sociedad Juan Bautista (SSJB) del Quebec, la principal asociación soberanista de la provincia canadiense.

El Canadá tiene que dar la autorización de viaje electrónica (eTa, siglas en inglés) para que los ciudadanos de una cincuentena de países que no necesitan visado y que llegan vía avión puedan entrar en el país. En los casos que el Canadá considere que la persona que pide la eTa está vinculado a actividades delictivas o que atenten a la seguridad deniegan la petición.

El abogado canadiense Stéphane Handfield, que representa a Puigdemont, ha explicado que el gobierno de su país ha denegado el eTa al expresidente catalán por los cargos pendientes que este tiene con la justicia española.