Miles de personas se han movilizado por las calles del centro de Barcelona para protestar y criticar las actuaciones policiales de la jornada de huelga general y de toda la semana. A las seis de la tarde ha empezado en la Plaza Urquinaona una concentración convocada por el colectivo Arran y los CDR contra la actuación policial y las detenciones de los últimos días, después de hacerse pública la sentencia del juicio del proceso. Los concentrados también han pedido la dimisión del consejero de Interior Miquel Buch. Según Guardia Urbana han participado unas 6.000 personas.

Entre los gritos que se han sentido: "Buch dimisión" y "Somos gente de paz", consignas que han coreado cuando la Policía Nacional ha intentado sin éxito dispersar los concentrados cuando han empezado a sentarse en el suelo.

De hecho, para evitar nuevos disturbios cerca de la jefatura de policía de Vía Laietana, se ha montado un despliegue muy importante con tres cordones policiales.

Los que se han quedado en la Plaza Urquinaona han formado una cadena humana, justo con la confluencia con la Vía Laietana, que ha separado la concentración de la línea policial formada por agentes de la Policía Nacional. Se trata de una iniciativa del colectivo En Peu de Pau. Hacer un cordón ha surgido de varias entidades con el objetivo de "garantizar el derecho a manifestación" y "rebajar la tensión de los últimos días".