Los Consejos de Administración de CaixaBank y Bankia han aprobado su proyecto de fusión por absorción de Bankia por CaixaBank, consistente en una ecuación de canje de 0,6845 acciones ordinarias nuevas de CaixaBank por cada acción de Bankia. En un comunicado de CaixaBank se informa que esta operación supone la creación del banco líder del sistema financiero español, con una presencia territorial muy equilibrada y con los recursos y la capacidad para afrontar los retos del sector.

La nueva entidad, que mantendrá la marca CaixaBank, nace con el objetivo de aportar valor a los clientes, mejorar la rentabilidad para los accionistas y seguir apoyando a la recuperación económica de España. Una vez completado el proceso de due diligence por las dos entidades y aprobado el proyecto de fusión por parte de los Consejos de Administración, a partir de ahora se requiere la aprobación por parte de los dos Consejos de los informes de fusión, así como de las Juntas Generales de Accionistas, la celebración de las cuales estaría prevista para el mes de noviembre.

Se espera cerrar la operación durante el primer trimestre de 2021, una vez recibidas todas las autorizaciones regulatorias pertinentes (Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la no oposición por parte de la Dirección general de Seguros y Fundes de Pensiones, la CNMV y el Banco de España a la adquisición por CaixaBank de participaciones significativas en sociedades sujetas a su supervisión).

La entidad combinada resultando de la fusión estará presidida por José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia, una vez sea designado por el nuevo Consejo de Administración de CaixaBank. El presidente, que tendrá la condición de ejecutivo, será responsable de las áreas de Secretaría del Consejo, Comunicación Externa, Relaciones Institucionales y Auditoría Interna (sin perjuicio de mantener la dependencia de esta área de la Comisión de Auditoría y Control).

El actual consejero delegado, Gonzalo Gortázar, será el primer ejecutivo de CaixaBank, con report directo al Consejo de Administración, teniendo la responsabilidad sobre todas las áreas no comprendidas en el párrafo anterior, y presidiendo también el Comité de dirección. José Ignacio Goirigolzarri ha destacado que "con esta operación conformamos la primera franquicia española en un momento en qué es más necesario que nunca crear entidades con dimensión crítica, contribuyendo así a apoyar a las necesidades de familias y empresas, y a reforzar la solidez del sistema financiero". "La nueva entidad continuará desarrollando las mejores prácticas de gobierno corporativo".

Por parte suya, Gonzalo Gortázar ha subrayado que "la fusión nos permitirá afrontar los desafíos de los cercanos 10 años con más escalera, fortaleza financiera y rentabilidad, cosa que redundará en más valor para nuestros accionistas, en más oportunidades para nuestros empleados, en un mejor servicio a nuestros clientes y en una más gran capacidad para apoyar a la recuperación económica en España".

Creación del líder destacado del sistema financiero español
La entidad combinada superará los 664.000 millones en activos totales, un volumen que lo convertirá en el banco de más dimensión del mercado doméstico, con una posición relevante a escala europea, y una capitalización bursátil superior a los 16.000 millones de euros.

El nuevo grupo refuerza su liderazgo en banca retail en España, con más de 20 millones de clientes y la primera posición en la cuota de mercado de todos los productos clave: depósitos (24%), créditos (25%) y ahorro a largo plazo (29%), que incluye los seguros de ahorro, los fondos de inversión y los planes de pensiones.

La entidad logra una presencia geográfica equilibrada y diversificada, con la red de oficinas más extensa y especializada del sector. Y la voluntad de mantener la proximidad en el territorio y la inclusión financiera que CaixaBank y Bankia siempre han demostrado. La entidad combinada tendrá presencia en alrededor de 2.200 municipios, y en 290 será la única entidad con representación. La capilaridad de la red junto con las capacidades digitales – con 10 millones de clientes digitales en España – permitirán seguir mejorando la experiencia del cliente.