Junqueras y Rovira discrepan sobre el futuro del liderazgo en ERC

Una repetición electoral abocaría a los republicanos a buscar un nuevo cabeza de lista

    El presidente de ERC, Oriol Junqueras, y el candidato del partido el 12-M, Pere Aragonès, saludándose en el escenario del Palacio de Congresos de Barcelona (ACN)

    ERC tendrá que buscar un nuevo cabeza de lista si hay repetición electoral. El candidato al 12-M, Pere Aragonès, ha anunciado este lunes que abandonará la «primera línea política», y que mantendrá la presidencia del gobierno catalán hasta una nueva investidura. Por eso, según ha confirmado la Agencia Catalana de Noticias (ACN), no repetirá como cabeza de lista si se repiten las elecciones.

    Por otro lado, en la sede de los republicanos dudan de que el presidente de ERC, Oriol Junqueras, esté amnistiado en otoño, cuando se repetirían las elecciones. Junqueras no esconde su intención de volver a ser candidato del partido que quiere continuar presidiendo, pero si sigue inhabilitado, ERC tendrá que buscar un nuevo cabeza de lista para afrontar las nuevas elecciones.

    El partido tampoco cuenta con su secretaria general, Marta Rovira, en Ginebra desde 2018, puesto que también está pendiente de la aplicación de la amnistía. Rovira, además, está investigada por terrorismo dentro de la causa del Tsunami Democràtic, situación que lleva al partido a buscar un cabeza de lista alternativo a sus dos grandes liderazgos.

    Según la estructura orgánica, la siguiente dirigente es la adjunta a la secretaría general y portavoz parlamentaria del partido, Marta Vilalta. Y, en cuanto al ejecutivo, la mano derecha de Aragonès ha sido Laura Vilagrà, a quien el presidente ascendió a la vicepresidencia hace cuatro meses. De momento, sin embargo, no hay ningún nombre encima de la mesa, y no prevén abrir todavía la carpeta. Al menos hasta que tome más fuerza el escenario de una repetición electoral.

    ¿Continuidad o relevo?

    Aragonès subrayó el lunes que abandonaría la «primera línea política» por «responsabilidad», pero añadió que también se tendrían que asumir «responsabilidades colectivas» en el partido. Todas las miradas se giraron hacia Junqueras, máximo responsable de ERC, pero el presidente de la formación se ve «con corazón y fuerza» de seguir trabajando para el país, y «desde el lugar que determine la militancia de ERC, a través de los máximos órganos soberanos del partido que correspondan».

    Junqueras, pues, quiere mantener la presidencia de ERC, pero esto choca con su secretaria general, que apuesta por una «transición tranquila» en la dirección. El partido reunió a la ejecutiva el lunes por la tarde para valorar los resultados del 12-M, ya con el anuncio de Aragonès de dar un paso al lado. La opción de precipitar un congreso extraordinario en julio estava encima de la mesa, pero se acabó descartando. En cualquier caso, el cónclave se celebraría a finales de 2024 o principios de 2025.

    Rovira apuesta por un relevo pausado, sin muchas estridencias, y hace una lectura diferente al futuro que tiene que asumir su partido. La secretaria general no descarta que ERC necesite un relevo, también en la dirección -presidencia y secretaría general incluidas- para dejar paso a nuevos liderazgos. Este cambio de ciclo pasaría porque tanto Junqueras como Rovira se apartaran de la cúpula del partido, pero esto, de momento, choca con la carta que el presidente de ERC ha enviado a la militancia.

    El entorno de Junqueras recuerda que él solo se pudo presentar como cabeza de lista con «plenas facultades» a las elecciones de 2012. A la siguiente convocatoria, en 2015, ERC se presentó dentro de la coalición de JxSí, y en 2017 Junqueras sí que fue cabeza de lista, pero estaba encarcelado. En los comicios de 2021 el candidato ya fue Aragonès, como este 2024, con Junqueras aún inhabilitado.

    (Visited 88 times, 1 visits today)
    Facebook
    Twitter
    WhatsApp

    avui destaquem

    Deja un comentario