La Societat d’Estudis Militars, cercana a Puigdemont, quiere que la Generalitat dedique un 1,3% anual del PIB a Defensa

Pol Molas, presidente de esta entidad belicista, reclama que una Cataluña independiente cree empresas de producción de armas ligeras y que se dote de armamento a lanchas deportivas

La Societat d’Estudis Militars (SEM) calcula que una Cataluña independiente tendría que dedicar un 1,3% de su Producto Interior Bruto (PIB) a las Fuerzas de Defensa del país. Este cálculo supondría un gasto anual de 3.519,23 millones de euros. Un primer Acuerdo de Defensa acordado por el gobierno de la Catalunya independiente debería presupuestar 17.596,15 millones de euros para los primeros cinco años de vida del ejército catalán. La mitad de esta partida se dedicaría a material e investigación y desarrollo en el ámbito militar mientras que a los capítulos de personal y de operaciones y mantenimiento deberían dedicarse un 20% del total a cada uno. El 10% restante se invertiría en infraestructuras militares.

Estos datos aparecen en el libro “Nou estol. Restablint el poder naval català” que presentó Pol Molas, presidente del SEM, el pasado jueves 18 de abril en la Casa Elizalde, en Barcelona. “Teniendo presente que este libro contempla que todo está por hacer respecto a las futuras Fuerzas de Defensa de Catalunya, es necesario hacer una hipótesis de presupuestos que vaya por fases. Éstas, pues, se corresponderán a un modelo periodizado en tres acuerdos de defensa quinquenales desde el año en que se restaurase la independencia”, escribe Molas que señala que “no se contempla ningún reparto de material entre la República Catalana y el Reino de España”.

Molas justifica su reclamación de que el gobierno de la Generalitat dedique un 1,3% del PIB al nuevo ejército catalán diciendo que “con el fin de emitir un mensaje de seriedad hacia los actores estatales que nos han de reconocer, no se podrá destinar una cantidad inferior al porcentaje que destina el Estado español”. La referencia que toma el presidente del SEM del porcentaje que España dedica a Defensa es el 1,29% correspondiente al 2021.

El estudio presentado por Molas recoge dos nuevos Acuerdos de Defensa adoptados por el gobierno de la Generalitat a partir del sexto año de la independencia hasta el decimoquinto. Estos nuevos acuerdos elevarían el porcentaje del PIB catalán dedicado a este ámbito hasta un 2%, lo que representaría un gasto de 54.142 millones de euros, de los queun 40% (21.656,80 millones de euros) se dedicarían a los sueldos de los militares, un 30% a material e investigación y desarrollo (16.242,60 euros), un 26% a operaciones, mantenimiento, municiones y explosivos, y un 4% a infraestructuras (2.165,68 euros).

El SEM nació en 2014 como continuación de la Sectorial de Defensa de la Assemblea Nacional Catalana (ANC). Esta sectorial fue disuelta después del escándalo que causó la publicación de su documento «Dimensionament de les Forces de Defensa de Catalunya I: La Força Naval». Molas es fundador y presidente del SEM y fue analista del Centre d’Estudis Estratègics de Catalunya entre 2008 y 2013. El SEM organiza actos conjuntamente con el Catalonia Global Institute. El 30 de septiembre del año pasado organizaron las “Primeres Jornades de Política Internacional i Defensa de Catalunya”. El Catalonia Global Institute se creó en 2021 e instaló su sede en Suiza «con la aspiración de trabajar con agentes públicos y privados para la internacionalización de Catalunya en clave, visiones y aspiraciones de Estado».

Pol Molas se adhirió al Manifiesto de presentación de esta entidad junto a personajes tan cercanos al candidato de JuntsxCat a la Presidencia de la Generalitat en las próximas elecciones Carles Puigdemont como el jefe de su Oficina, Josep Lluís Alay, su asesor en el Parlamento europeo Aleix Sarri, o los periodistas Vicent Partal, Albano Dante Fachín, Antonio Baños y Salvador Cardús.

(Visited 91 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario