Puigdemont controlaba una cuenta secreta en la banca alemana N26

Su titular era Jaume Cabaní y desde aquí se pagaron más de 300.000 euros en gastos de inmuebles, abogados, nóminas y una estrambótica lista de caprichos

Durant la seva estada a Bèlgica, l’expresident de la Generalitat ha tingut el ronyó ben cobert

El secreto mejor guardado durante los últimos años ha sido el volumen de los gastos de Carles Puigdemont en Bélgica. A pesar de que había prometido transparencia y rendición de cuentas de sus gastos y los del Consell de la República, no ha transcendido absolutamente nada, hasta ahora, de cómo se han gastado los cuantiosos fondos que recibe de manera opaca en Waterloo.

Pero ahora, gracias a las investigaciones judiciales, empieza a lanzarse alguna luz sobre el secreto mejor guardado del independentismo catalán: desde abogados de famosos hasta alquileres, pasando por comidas, invitaciones e incluso prostitutas. Así lo pone de manifiesto un detallado informe de la Guardia Civil, que examinó con lupa los ingresos y los gastos de una de las cuentas que utiliza el Consell de la República en el extranjero. Hay más cuentas de los cuales se desconocen los movimientos y que pueden ofrecer más sorpresas, pero lo que ha salido ya a la luz no deja indiferente a nadie.

La cuenta sobre la cual se han conseguido todos los movimientos es la que abrió Jaume Cabaní, que fue contable de Carles Puigdemont, en Alemania y que pertenece al banco N26. Sospechosamente, esta cuenta fue abierto el 23 de octubre del 2017, es decir, unos días antes de que se llevara al Parlament la polémica votación de la declaración de independencia y una semana antes de que Puigdemont saliera a escondidas de Cataluña. Los investigadores sospechan que el entonces presidente ya tenía claro que su única salida era la fuga al extranjero.

Por esta cuenta pasaron más de 300.000 euros en solo unos meses, hasta junio del 2018, fecha en que se cerró. Pero, entonces, ya había servido para dar cobertura económica a los huidos y para servir de canalización de fondos para la estructura que Carles Puigdemont estaba montando en Bélgica.

En números redondos, de esta cuenta se pagaron 77.965,54 euros en gastos jurídicos, para hacer frente a los recursos de Puigdemont y del resto de los fugitivos, así como para sufragar la defensa del expresidente después de ser detenido en Alemania el marzo del 2018. Para plataformas multidivisas se desviaron 37.628,69 euros, mientras que para convenciones se destinaron 30.594,20 euros. Para pagar nóminas, desde esta cuenta salieron 17.446,39 euros, y para pagar inmuebles, 36.108,40 euros más. A las cuentas personales de Cabaní fueron canalizados 13.000 euros, pero desde sus cuentas al del N26 salieron muchos miles más.

Hay otros gastos especialmente curiosos: para Meritxell Serret se destinaron 5.767,34 euros, mientras que para Toni Comín se destinaron 5.815 euros. A Serret se le pagó el alquiler de su residencia en Bélgica hasta marzo del 2018, pero también se le tienen que contabilizar casi 5.800 euros más en concepto de gastos diversos, como una transferencia el junio del 2018 de 1.185,60 euros en concepto de “Fiesta cumpleaños Flagey”, que fue devuelta el día siguiente. Roser Maresma, presidenta del Casal Catalán de Bruselas, fue otra de las afortunadas: el 13 de abril del 2018 recibió en su cuenta corriente una transferencia de 2.000 euros como “Birthday gift”, es decir, regalo de cumpleaños.

La abogada eslovena Ana Stanic, una de las asesoras que el independentismo utilizó para intentar negociar con el Gobierno de Eslovenia el apoyo a una eventual independencia, es otra de las beneficiadas: desde esta cuenta se le pagaron 3.175,70 euros. El informe recuerda que Stanic gestiona el despacho A & A Law y que fue asesora de la Generalitat en un viaje de Pere Aragonès, entonces secretario de Economía, a Eslovenia. Incorpora también el dato que, a raíz de la documentación intervenida a Vicepresidencia por el enjuiciado número 13, se supo que “Ana Stanic estuvo en contacto permanente con los altos cargos del Govern encargados de la logística del 1-O y del plan para materializar a continuación la declaración de independencia. El 18 de septiembre del 2917, la abogada eslovena remitió un correo al secretario de Hisenda, Lluís Salvadó, y a Elsa Artadi, para solicitarles algunos detalles de última hora sobre el referéndum que pretendía utilizar en un estudio que quería presentar los días siguientes para ratificar la legalidad de la votación. Stanic estaba especialmente interesada en asuntos relacionados con los Mossos d’Esquadra, las transferencias económicas del Estado a Cataluña, el supuesto déficit fiscal de la comunidad y la discriminación en materia de infraestructuras”.

También es un gasto curioso el que se hizo con la compañía Quim Roca Seguretat, una firma de Reus que recibió 3.293,14 euros y que supuestamente realizó la instalación de cámaras de seguridad al chalé de Waterloo, donde reside Carles Puigdemont. A través de esta cuenta también se pagaron los honorarios del bufete Prevalece Lex para la constitución de CatGlobal, la estructura legal que acoge el Consell de la República, y la minuta del abogado Geoffrey Robertson, especializado en derechos humanos, que además de defender Julian Assange también le llevó algunos asuntos legales a Puigdemont. También se pagaron 2.000 euros más al letrado Christophe Marchand el marzo del 2018, después de la detención en Alemania, para que denunciara el juez Pablo Marchena ante los juzgados belgas. La cuenta canalizó otra partida de 1.850 euros destinada al abogado Nico Krisch, que presentó una demanda contra España ante el comité de derechos humanos de la ONU.

Los gastos más extravagantes

Son solo algunos de los gastos sufragados a través del N26. Según los investigadores, del análisis de estos gastos “se desprende que a través de ingresos procedentes, fundamentalmente, de tres entidades jurídicas, que nutren económicamente la cuenta bancaria gestionada por Jaume Cabaní, se haría frente a un grosor de pagos relacionados con la actividad y la defensa jurídica de, entre otras, Carles Puigdemont”.

El informe mencionado asegura una cosa más grave: “No parece tener sentido jurídico o económico haber interpuesto una persona física como Jaume Cabaní porque, a través de una cuenta bancaria en Alemania, se sufragaran gastos que no tienen ningún tipo de relación con sus actividades, de forma que el verdadero objetivo, se infiere, fue ocultar la verdadera naturaleza jurídica de estas operaciones, especialmente respecto al origen de los fondos con los cuales se estaban sufragando los gastos que se han mencionado en este informe”.

Una de las partidas más estrambóticas es una salida de dinero, el 1 de mayo del 2018, hacia un beneficiario denominado Gemma Berlin, por 900 euros y con el concepto “Aufwandsentschaedigung Catalanets eV”. O sea, “gastos de catalanes”. “Podría tratarse de servicios de prostitución. Existe una web alemana llamada gemmaberlin.de que dirige a una página de Facebook, y esta página se anuncia como servicio de entretenimiento para adultos en Berlín”. La página web, pero, es muy explícita: “Su agencia de acompañantes en Berlín. Para momentos compartidos de poca felicidad, plenos de latidos y anticipación del que llevará la velada”, anuncia en su portal.

Y en otro apartado dice: “La vida es demasiado corta para esperar. […[ Creemos en los pequeños amores, en los amoríos, en la ligereza, creemos en la aquí y ahora, el momento, el beso. Por eso no somos una agencia de escorts clásica. Queremos que tú y Gemma Girl no solo os conozcáis, sino que paséis momentos intensos juntos. Sin vergüenza ni timidez, pero con mucho sentimiento y dedicación. El tiempo es tuyo. Construye tu pequeño mundo. Un mundo en el cual te sientas seguro, contento y feliz”. La agencia no solo ofrece los servicios tradicionales, sino también acompañamiento, cosa que denomina “experiencia de novia en Berlín”, una acompañante que se hace pasar por tu novia o prometida. “Tu Gemma Girl será tu amiga durante una tarde, una noche, una mañana… Quizás incluso durante muchos más encuentros! […] El tiempo es demasiado corto para construir y mantener una relación tradicional. Tu Gemma Girl entiende que tienes citas, estás en movimiento y que a veces tu jefe está en otro lugar”. La tarifa actual de 950 euros corresponde a tener a una chica durante 4 horas, mientras que por 6 horas ahora se pagan 1.250 euros, que suben a 1.550 euros por 8 horas.

Otra transferencia extravagante es una de 1.000 euros realizada el 29 de mayo de 2018 a una cuenta belga. Su beneficiario es “comida Navidad” y en el concepto figura “Christmas lunch”. Los investigadores, sin embargo, no especulan con la circunstancia de pagar una comida de Navidad en pleno mas de mayo.

El abril del 2018, de esta cuenta salieron seis transferencias por un importe conjunto de 45.000 euros, que fueron a parar al despacho de penalistas UFER-*Kanauer, en el cual trabajaba Wolfgang Schomburg, que representó Carles Puigdemont en Alemania después de su detención el 23 de marzo de aquel año. Aquel mismo mes se realizó otro pago de 9.000 euros en el despacho Nessekhauf, también involucrado en la defensa de Puigdemont.

Los investigadores prestan también mucha atención a cinco salidas de dinero por un total de 32.000 euros para la cooperativa Red Autogestión Social. Esta entidad “es una plataforma multidivisa que permite la comunicación entre los diferentes sistemas de pago (permite gestionar diferentes sistemas de pago a través de tarjetas bancarias, apps web y móvil, TPV o tarjetas contactless, guardar dinero a través de monederos virtuales y universales web y app, adquirir bitcoins y cambiarlos por euros y otras monedas de curso legal y hacer transferencias). En los términos y condiciones de la página web se detalla que es propiedad de Chip Chap Payments.

Detrás de esta sociedad se encuentra Vicent Nos Ripollès, uno de los empresarios a los cuales el Govern encargó la elaboración de la infraestructura telemática que permitiera poder votar en el referéndum del 1-O y hacer el recuento de votos. El informe de la Guardia Civil explica que ya el 16 de agosto del 2017 Vicent Nos se reunió con Carles Puigdemont porque “querían crear un sistema descentralizado, basado en Ethereum, para el voto en el extranjero del 1-O, servicio por el cual percibiría [el empresario] 500.000 euros. Es significativo que desde la cuenta bancaria de Jaume Cabaní en Alemania se realizaran transferencias con este concepto (Chip-*Chap), motivo que abona en la idea de implantar una criptomoneda y de la república digital, el encargo de Carles Puigdemont a Cabaní”.

Un apartamento en Bruselas

También la plataforma Nationbuilder recibió entre marzo y el junio del 2018 un total de 5.628,69 euros en tres transferencias. Esta plataforma se dedica al impulso “a organizaciones sin ánimo de lucro, y como herramienta de comunicación es utilizada para movilizar seguidores y conseguir su participación”.

Por su parte, la empresa Square se llevó 21.357,10 euros en enero del 2018 mediante cuatro transferencias. Se trata del Brussels Conference Square Center, un centro de convenciones situado en el centro de Bruselas y gestionado por la compañía GL Events Group, que unos días antes había recibido dos transferencias por 4.269,90 y 2.652,20 euros.

A la agencia inmobiliaria BBF, que alquila apartamentos en Bruselas, se le pagaron, hasta mayo del 2018, 2.317,35 euros mensuales más otra partida de 150 euros, que parece corresponde al alquiler de un aparcamiento para un vehículo. Se desconoce quién ocupaba este apartamento. Pero de lo que no cabe duda es que todo el dinero salen siempre del mismo lugar.

Puedes leer el artículo entero al número 1565 de la edición en papel de EL TRIANGLE.

(Visited 266 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario