Entidades sociales critican la «inoperatividad» de la Taula Nacional de l’Aigua

Las organizaciones ecologistas lamentan que se tomen decisiones "sin ningún diálogo ni acuerdo"

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en la reunión de la Taula Nacional de l'Aigua de junio de 2023 (@ecologistes)

Las entidades sociales y ecologistas presentes en la Taula Nacional de l’Aigua (Mesa Nacional del Agua) de la Generalitat de Catalunya han criticado la inoperatividad de este espacio para debatir el modelo de gestión del agua y han considerado que la administración lo utiliza para «evitar el debate de fondo que piden y así, indirectamente, seguir manteniendo un modelo de explotación insostenible del agua». Las entidades –Aigua és Vida, Ecologistas en Acción de Cataluña, Enginyeria Sense Fronteres y el Grupo de Defensa del Ter– manifiestan un «chasco total» con la Mesa y remarcan que de momento «no ha dado ningún resultado».

En un comunicado, las organizaciones lamentan que la Mesa parta «de una hoja en blanco» sin considerar las normas que marcan la gestión del agua, motivo por el cual denuncian que «no hay ningún tipo de filtro normativo». Además, también critican que la misma Agencia Catalana del Agua (ACA) está «ausente» en los debates, no aportando información ni recogiendo las diferentes aportaciones. De hecho, las entidades acusan a la ACA de estar «ocultando» los datos detallados de los consumos, «evitando de este modo explicar el resultado de las medidas adoptadas en los últimos tres años para hacer frente a la sequía para saber si se ha cumplido con las restricciones o no».

Mientras tanto, señalan las organizaciones sociales y ecologistas, se toman decisiones fuera de los espacios de participación creados para la sequía que van «en contra el interés general». En este sentido, critican que la reducción a más de la mitad de los caudales de sequía del Ter, Muga y Llobregat se ha decidido fuera de la Taula Nacional de l’Aigua  y «sin ningún diálogo ni acuerdo» con las entidades de defensa del medio natural.

«Este recorte deja a los ríos Ter, Llobregat y Muga prácticamente secos, con una afectación enorme sobre los ecosistemas y especies fluviales», se quejan. Según las organizaciones, con esta decisión, la ACA y el Departamento de Acción Climática «vulneran» los principios de la legislación europea (Directiva Marco del Agua) de alcanzar el buen estado ecológico de las masas de agua, e incrementan los riesgos para la salud pública. Por todo ello, las organizaciones piden al Gobierno de la Generalitat un espacio participativo donde debatir sobre el modelo de gestión hídrica de Cataluña para los próximos años.

(Visited 69 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario