También se hunde el barco de Barça Media antes de aparecer en el Nasdaq

El parquet tecnológico de Nueva York ya está advertido de que también se aplaza la cuenta enésima cuenta atrás, fijada para el 9 de marzo, mientras los inversores siguen perdiendo la confianza en un proyecto casi 'abandonado' a su suerte

Joan Laporta, acompanya d'altre figures del club, en un acte sobre NFT

Ya es una realidad la aplicación, a la fuerza, de un nuevo retraso en la salida a bolsa de Barça Media, una iniciativa que ya venía de aplazarse por segunda vez hasta el próximo mes, en concreto para el día 9 de marzo. Esa fecha queda aplazada otra vez porque, evidentemente, no se dan las circunstancias adecuadas ni el Barça de Joan Laporta ha conseguido cumplir con los requisitos mínimos exigidos para aprovechar esta oportunidad, anunciada en su día como la gran solución a todos los males financieros del club.

La noticia, también soterrada y secuestrada por los medios laportistas -porque, evidentemente, confirma el desastre en el que está acabando de convertirse la delirante venta de Barça Studios en su momento-, solo la han reproducido pocos digitales especializados.

Nada que ver con el ruido provocado el mes de agosto pasado cuando la junta intentó vender como otro gran éxito de su gestión el fracaso de la operación iniciada un año antes con la falsa transmisión del 49% de Barça Studios a dos compañías como Orpheus Media y Socios.com, que simplemente se prestaron a teatralizarla sin la menor intención de realizar el pago de los 60 millones comprometidos para el segundo plazo de la compra. No se hizo efectivo y Laporta, tan amigo de las patadas hacia adelante, sin medir las consecuencias, hizo público un comunicado anunciando el traspaso del 29,5% de la propiedad a dos nuevos compradores, LIBERO Football Finance AG, un fondo de inversión, y NIPA Capital B.V., asesores de inversiones privadas, que consiguió 20 millones aportados por una sociedad desconocida y anónima con sede social en Chipre, según algunas informaciones.

Otro parche, como es sabido, pues Laporta, sin los 40 millones restantes, no podía ni inscribir asuntos pendientes de la temporada anterior ni tampoco dar de alta a los cinco fichajes recién llegados: Oriol Romeu, Íñigo Martínez, Gundogan, Cancelo y Joao Félix. Por ese motivo, no tuvo otro remedio que dejar colgadas las ampliaciones de contrato del staff de Xavi, de Balde, de Gavi y el resto de las temporadas de Íñigo Martínez, y avalar hasta 18,5 millones personalmente, junto al tesorero, Ferran Olivé, para salir del paso.

Una situación dramática que, al contrario de asumirla con todas las consecuencias, Laporta envolvió en varias de esas promesas vacías, una de ellas que los 40 millones descolgados llegarían de la mano de Libero antes de Navidad. Hoy se sabe que Libero ni está ni se le espera después de haber sufrido una crisis y una reestructuración interna. La otra bravata incalificable fue, según una nota oficial, el anuncio de un negocio de 900 millones gracias al valor bursátil de Barça Studios, Barça Vision y Barça Media, las tres denominaciones fantasiosas de una misma actividad que, por desgracia, no aporta ninguna rentabilidad al club.

Bajo el título «Acuerdo con Mountain & Co. Y Acquisition Corp para impulsar Barça Media», la directiva emitió la siguiente nota oficial: «Paralelamente, el FC Barcelona también anuncia su acuerdo con Mountain & Co. IAcquisition Corp (NASDAQ: MCAA), firma especialista en inversiones en compañías tecnológicas y sectores emergentes. El acuerdo está enfocado a que Barça Vision y Barça Media puedan acceder a financiación específica a los nuevos mercados de capital estadounidenses que aceleren las iniciativas del Club en el sector digital y poder difundir los contenidos de Barça Media a nuevas audiencias en mercados estratégicos para el Club en todo el mundo. El FC Barcelona espera que ambos negocios se conviertan en una fuente significativa de ingresos para el Club con una valoración estimada de aproximadamente USD 1.000 M (aproximadamente 910 M€). La operación anunciada permanece a la espera de la aprobación de los accionistas Mountain & Co. IAcquisition Corp. y de la aprobación de la Asamblea General de Socios y Socias del FC Barcelona como condición de cierre de la operación, que se espera para el último trimestre de 2023».

Rimbombantes y ambiciosos objetivos acompañados de la habitual declaración institucional del presidente: «Hemos hecho un progreso considerable en los entornos digitales que hacen que nuestros activos conviertan en un hub creativo que impulsa la marca del FC Barcelona hasta unos niveles únicos en el mundo. La estrategia de contenidos que estamos llevando a cabo se ha demostrado un éxito y nos supone nuevas formas de conectar con nuestros seguidores a nivel global, además de generar nuevas vías de ingresos para la entidad». Para la junta, «Barça Vision es la plataforma del FC Barcelona bajo la que el Club quiere agrupar todas las iniciativas asociadas al Web3, NFT’s y metaverso. Barça Vision es parte fundamental de la estrategia del Club para construir el Espai Barça Digital y agrupar la comunidad digital de aficionados y aficionadas del FC Barcelona de todo el mundo, con foco en Gen Alpha, Gen Z y Milennials En este sentido, el FC Barcelona ya ha dado diferentes pasos como el canal oficial del FC Barcelona en Discord o el lanzamiento de la colección de 3.000 NFTs del Barça con Plastiks para promover proyectos de sostenibilidad en todo el mundo».

En otoño, el propio Nasdaq advirtió a Mountain & Co de la posibilidad de suprimirle la licencia debido al incumplimiento de los plazos en el proceso iniciado para su salida al parquet digital y la fuga de buena parte de los inversores inicialmente dispuestos a apostar por este nuevo negocio azulgrana que, no obstante, solo había facturado 400.000 euros en el ejercicio cerrado a 30 de junio. Mountain & Co está diseñada como Spac, una sociedad radicada mercantilmente en Islas Caimán -es decir, en un paraíso fiscal- con posibilidad de entrar en el Nasdaq, aunque vacía de contenido a la espera de albergar un determinado tipo de actividad susceptible de generar un cierto atractivo bursátil. Los sucesivos aplazamientos han desmotivado al capital interesado, quedando finalmente frustrado y a la expectativa de los acontecimientos que se puedan producir una vez decaída la fecha prevista del 9 de marzo para el pistoletazo de salida.

Según las nuevas informaciones sobre el futuro de Barça Media, la última documentación dirigida al Nasdaq consiste en el anuncio de una junta general de accionistas con el propósito de diferir por enésima vez la fecha legal máxima para que la fusión de Barça Vision y de Barça Media precediera al esperado lanzamiento de primer producto bursátil de carácter tecnológico sobre activos audiovisuales, Web.3, Metaverso, NFT’S y Fan Tokens de un club de fútbol en la historia.

Sin duda, una acción tan audaz y novedosa como condenada al fracaso desde el momento que ni el propio FC Barcelona había sido capaz, siquiera, de capitalizar ese 49% puesto a la venta con la autorización de la asamblea de compromisarios. De los 200 millones de su valoración accionarial, teóricamente vendida en agosto de 2022, un año y medio después Laporta solo ha podido ingresar 40 millones, de los cuales 20 millones entraron en la caja en el momento de la venta a Orpheus Media y Socios.com. Los otros 20 millones siguen teniendo un origen misterioso, sin descartar que provinieran de uno de esos amigos del presidente, como un favor puntual y urgente, a los que luego se debe compensar por otro camino.

No ha trascendido la fecha de esa frustrante junta general que está previsto celebrar de forma inminente en las oficinas de Mountanin & Co. en Delaware (Estados Unidos) y también de forma virtual. Los dos principales propietarios son Mountain & CO, que controla el 17,6% de los títulos, y el fondo Calamos Investments, con el 11,7%. Más mala noticias para las negras expectativas económicas en la directiva de Laporta que, si no ocurre un milagro, no podrá alimentar el sueño de ver cotizar Barça Media entre los títulos del Nasdaq de Nueva York, básicamente porque era irrealizable, un objetivo excesivamente pretencioso basado en demasiadas suposiciones y fantasías, por no decir patrañas y falsedades con la idea de que atraer inversores lo bastante ingenuos como para suponer que Barça Media y Barça Visión sacarán al Barça de la ruina. La directiva no ha informado de este retraso añadido ni tampoco si esta situación o una hipotética renuncia implicaría algún tipo de penalización económica.

(Visited 165 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario