EL TRAPEZIO se presenta en Lisboa como referente mediático del nuevo iberismo “sin complejos”

Francisco Assis: “El iberismo como voluntad de aproximación, diálogo e intercambio de conocimiento es extraordinario”

Presentación de EL TRAPEZIO

La União das Cidades Capitais de Língua Portuguesa (UCCLA), que comparte sede en Lisboa con la Casa da América Latina, ha acogido la presentación oficial de EL TRAPEZIO en el marco de su programación como organismo multilateral que promueve las relaciones entre ciudades lusófonas. Con el propósito de impulsar el diálogo de los Estados de la Península con África e Iberoamérica, su secretario general, Vítor Ramalho, avaló y quiso elevar el nivel institucional de la iniciativa, dado el nuevo contexto geopolítico mundial.

La intervención del presidente del Conselho Económico e Social, Francisco Assis, persona llamada a asumir responsabilidades políticas relevantes en Portugal tras las próximas elecciones, ha supuesto un nuevo impulso al debate sobre la oportunidad de afrontar sin complejos las relaciones de Portugal con España. Según los organizadores, el peso político del exeurodiputado ha imprimido a la sesión el sello de acontecimiento histórico al tratarse de una de las personalidades políticas de mayor influencia en Portugal.

Entre los setenta asistentes han estado presentes: la embajadora responsable de las relaciones internacionales de la Presidencia de la República Portuguesa, el presidente de la Sociedade Histórica da Independência de Portugal, la directora de la Organização de Estados Ibero-americanos para a Educação, a Ciência e a Cultura (OEI), un representante del Tribunal Constitucional portugués, diputados del PS y del PCP, varios representantes diplomáticos de países iberoamericanos y de la África lusófona, diplomáticos de la Embajada de España, el presidente de la Câmara de Comércio e Indústria Luso-Espanhola, el decano del Colegio de Economistas, el grão-mestre del Grande Oriente Lusitano, el presidente de la Agência Lusa, un representante de la Associação 25 de Abril, el presidente de INATEL, una vocal de la administración de Turismo de Portugal, un representante del rectorado de la Universidade de Lisboa, el alcalde de Vila Nova de Cerveira (Eurocidade con Tomiño), un representante del Frente Cívico Vilar Formoso-Fuentes de Oñoro y el editor de EL TRAPEZIO, Jaume Reixach.

Ramón Font: “El iberismo entra y sale de EL TRAPEZIO como aquella ola que viene y se va”

El encargado de presentar y moderar el acto, Ramón Font, periodista catalán afincado (e integrado) en Portugal desde la Revolución de los Claveles, ha comenzado el evento contextualizando la relación histórica entre Portugal y España, marcada por la “desconfianza, pero siempre adornada de buenas palabras”. Según Font, el debate -titulado La Iberia en el triángulo Europa, África y América Latina- pretendía ser “más ambicioso y menos reductor” en consonancia con los nuevos tiempos, dado que -citando a Camões-: “Mudam-se os tempos, mudam-se as vontades”.

Font ha señalado que “los nuevos instrumentos de cooperación luso-española han pasado desapercibidos por la opinión pública”. Para llenar ese vacío, EL TRAPEZIO ha presentado y regalado el libro que contiene el nuevo Tratado de Amistad y la Estrategia Transfronteriza. Otra de las motivaciones del encuentro ha sido plantear la posibilidad de “relanzar la idea del nuevo iberismo; este término que entra y sale del EL TRAPEZIO como aquella ola, que viene y se va, y que tantas pasiones despertó y tantos recelos acumuló a lo largo del tiempo”, ha añadido Font, matizando que en EL TRAPEZIO no existen “agendas ocultas” y que este diario digital era consciente de la “cautela” con la que en Portugal se percibe el término “iberismo”.

Vítor Ramalho: “Se trata de una articulación en el plano cultural y diplomático”

El anfitrión, Vítor Ramalho, secretario general União das Cidades Capitais de Língua Portuguesa (UCCLA), ha recordado cómo la UCCLA ha incluido en su seno a Santiago de Compostela y Olivenza o cómo los Gobiernos portugueses -en los que participó- dieron pasos decisivos para la integración europea y la creación de la primera Cumbre luso-española, a iniciativa de Mário Soares.

Sobre la fuerte presencia de los ideales del iberismo en el siglo XIX, Ramalho los ha situado en el contexto del pesimismo económico que se vivía en el país. El secretario general de la UCCLA ha subrayado “el nuevo contexto multipolar. Ya no es unipolar ni bipolar. Ya no se trata de una lógica unionista o federalista, sino de una articulación en el plano cultural y diplomático, y por vía de estos dos las consecuencias positivas que resultan para la economía. Los dos países tienen expresiones culturales impares en el mundo. Lo que evidencia la necesidad de avanzar en estos dos planos, que resultan también ventajas para los países africanos y latinoamericanos”.

Vítor Ramalho considera que “no debemos ser indiferentes” a la necesidad de mediación entre la UE y África. Esa puede ser una gran contribución de los ibéricos, recordando que España y Portugal son “dos países independientes que tienen dos de las lenguas más habladas del mundo”, siendo “el portugués, la más hablada en el Atlántico Sur”. “Hasta en lo más recóndito de Guinea, hay siempre un portugués”. Ramalho ha recordado el ejemplo del nuevo Macau, que utiliza su herencia portuguesa para proyectarse en el espacio lusófono. En definitiva, “la cooperación triangular refuerza a todas las partes”.

Ramalho también ha señalado la importancia de las Cumbres Iberoamericanas y de entender que “la frontera común es el mar”, por donde se comercializan los bienes. Un ejemplo es cómo la crisis del Mar Rojo ha modificado la ruta comercial hacia el Atlántico Sur. En cuanto a la política interna, Ramalho echa de menos que no se debata de la política exterior en plena precampaña electoral, “como si Portugal fuera una isla”.

Pablo González: “Trabajamos para reinventar y rehabilitar el iberismo”

El coordinador general de EL TRAPEZIO, Pablo González Velasco, doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Salamanca, ha explicado los hitos del reformismo iberista conseguidos en los últimos 4 años y medio: “Podemos ser optimistas de lo que ha ocurrido en estos 4 años y medio. Tengo la impresión de que la mayoría de la gente no ha percibido el grado y la importancia de los avances. Después del gran salto de la integración conjunta en la UE, de la mano de los iberistas Fernando Morán y Mário Soares, hoy hemos avanzado hacia una coordinación previa en los organismos internacionales. Hay hitos indiscutibles como el Tratado, la Estrategia Transfronteriza, la Excepción Ibérica, la Candidatura 2030 y la REDCOT, pero también hay críticas amistosas”.

“Identificamos autocensura por parte de ambos Gobiernos por la poca o ninguna divulgación tanto de los hitos como del nuevo marco de cooperación. Tenemos que ser desde EL TRAPEZIO quienes lo divulguemos”, afirma Pablo González. “Cuando Portugal quiere, se consigue. No obstante, hay una falta de constancia en general; más agravada del lado español”, ha añadido.

El coordinador de EL TRAPEZIO ha recordado que “el diario digital intenta corregir las asimetrías informativas, lingüísticas y políticas. España no tiene Casa de la Lusofonía, la introducción del portugués sigue siendo tímida y concentrada en Galicia y Extremadura, así como el tren Madrid-Lisboa sufre con la cuestión de los prejuicios y los tabús: “Desde EL TRAPEZIO apoyamos el Eje Atlántico y el resto de conexiones ferroviarias, incluido el corredor Lisboa-Madrid, cuyas obras van avanzando, pero no se informa de ello”.

Pablo González ha explicado que “EL TRAPEZIO nació para superar frontera mediática y ofrece la idea de elevar la escala a lo peninsular, en un contexto de crisis del periodismo, quizá más viable”. Este periódico pretende, según afirma González, que “ambos países tengan una buena imagen el uno del otro, moderando los sentimientos de amor/odio, reduciendo menosprecios, aclarando malentendidos y rechazando mezquindades”.

“El avance de este proceso ha ido en paralelo de una revolución historiográfica del periodo filipino, de las epidemias de iberismo oriundas de Portugal y de la constatación de la lusofilia y el pluralismo de los iberistas españoles”, ha declarado González. EL TRAPEZIO trabaja para “reinventar y rehabilitar el iberismo sobre bases culturales y geopolíticas sin tocar las soberanías nacionales en el marco de una alianza ibérica de los Estados, del sector privado y de las sociedades civiles”. Asimismo, fuera de la Península, es importante que nuestros embajadores “estén más coordinados y no haya recelos por las relaciones entre España y Angola o Portugal e Hispanoamérica, por ejemplo. España y Portugal podrían convencer a Brasil -país con una tradición de iberismo antropológico- de la oportunidad brutal de impulsar la idea de la Iberofonía, haciendo crecer ambas lenguas, y con ellas el resto de lenguas ibéricas y las nativas de cada continente”. Este es el iberismo multinivel que practica EL TRAPEZIO.

González Velasco ha aclarado que “no hay iberistas en la extrema derecha aunque hayan copiado alguna cosa. No tienen constancia ni activismo. Por otro lado, el iberismo naif, excesivamente idealista, que a veces se lee en las redes, se hace sin maldad”. El coordinador de EL TRAPEZIO ha afirmado que “la generación iberista de 1923 (José Saramago, Natália Correia, Eduardo Lourenço), tal y como lo fue la generación de 1870, es una demostración de la importancia del iberismo en el pensamiento portugués, algo reconocido por el presidente de la República”.

“Tal y como hacemos en nuestro programa de YouTube, Andreia Rodrigues y yo en Conexión Ibérica, desde la intercomprensión, juntos, podemos llegar más lejos. Es decir, aumentar el peso geopolítico, sin cuestionar las soberanías, en el marco de una fuerte alianza ibérica”, ha sugerido.

Pablo Castro: “El punto de partida es mucho más exigente”

El catedrático de Formación y Orientación Laboral, editor adjunto de EL TRAPEZIO y activista de la introducción de la lengua portuguesa en el sistema educativo madrileño, Pablo Castro Abad, ha detallado los avances concretos que contiene el nuevo Tratado de Amistad y la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo.

Castro ha afirmado que la publicación del libro “España y Portugal: una nueva estrategia ibérica” tiene dos objetivos. El primero “contribuir a su conocimiento, logrando la máxima difusión de estos estratégicos textos, llegando al mayor número de ciudadanos y realizando una pedagogía sobre su importancia”. El segundo objetivo es “totalmente transparente y de sentido común: promover el mayor grado de cumplimiento y desarrollo de los objetivos y compromisos alcanzados”.

Pablo Castro ha señalado que “hemos de ser conscientes que el punto de partida es mucho más exigente y que acercarse a los logros del pasado, cuando se pasó del contrabando a la eliminación de los puestos fronterizos, va a requerir -necesariamente- de una clara determinación para ser eficaces; de valentía para vencer ciertos obstáculos mentales, y de osadía para superar los marcos rígidos de la burocracia y de la inercia de las zonas de confort”.

El editor adjunto de EL TRAPEZIO afirma que “Portugal y España son Estados soberanos y europeos. Pero conjuntamente han de valorizar su identidad ibérica e iberoamericana, donde hay un camino por recorrer y muchas oportunidades a aprovechar” en torno a la ibericidad y la marca Iberia. Castro ha resaltado la fluida relación de vecindad transfronteriza y la pujante sociedad civil ibérica, impulsora y protagonista de este proceso de convergencia ibérica.

Francisco Assis: “Por primera vez no hay miedo entre nosotros ibéricos”

El presidente del Conselho Económico e Social, Francisco Assis, es uno de los líderes emergentes más mediáticos de la nueva dirección del Partido Socialista. Tras haber pasado por el Parlamento Europeo, donde asumió responsabilidades en la relación con el Mercosur y América Latina en general, aceptó con agrado la invitación de participar en el evento y está llamado a ocupar cargos de gran responsabilidad próximamente.

Natural de Amarante, ciudad de la que fue su alcalde con 24 años, considera que “Portugal es la Galicia del sur de una cierta forma. Hoy podemos hablar de iberismo porque es indiscutible la soberanía portuguesa. Soy un gran admirador de España y de la cultura de las varias Españas”. Assis ha invitado a estudiar el siglo XIX español porque permite entender mejor los debates internos de Portugal. Existe un pesimismo compartido así como la gestión final de ambos Imperios, afirma.

“¿Qué hay de nuevo hoy?”, se ha preguntado Assis. Responde: “Por primera vez no hay miedo entre nosotros ibéricos. Durante mucho tiempo fue una prioridad el mantenimiento de la independencia nacional con habilidad diplomática y de diversas formas”.

“Hoy nadie tiene recelo de una invasión. Hasta la entrada en la UE la relación comercial luso-española era irrelevante. Eso cambió radicalmente. Las preocupaciones están más en la asimetría financiera o en la queja de algunos empresarios portugueses de la dificultad de acceder a licitaciones autonómicas españolas”.

Assis reconoce que la gran asignatura pendiente es que en el “plano cultural nos ignoramos. Más de la parte española. Conocemos muy poco el pensamiento político español”. La solución es darnos a conocer: “Tener más disciplinas y cátedras en la universidad y la enseñanza secundaria para entender la parte positiva y negativa de nuestras extraordinarias Historias”, señala.

Francisco Assis apoya la “cooperación conjunta, pero sin la utopía de pensar que tenemos intereses siempre coincidentes. A veces España piensa como una potencia europea y Portugal como un país medio. Hay diferente tamaño. Portugal está más volcada al Atlántico y necesita buscar una complementariedad. No obstante, la visión del mundo es prácticamente idéntica. Podemos ayudarnos los unos a los otros en el mundo iberoamericano. Tenemos algo que dar a Europa. No somos una puerta de entrada inevitable. Pero hay algunas cosas que nosotros tenemos más sensibilidad. Por ejemplo, la UE ha sido la responsable de la falta de acuerdo con el Mercosur que es algo tan importante para los ibéricos”.

Por último, Francisco Assis, hombre de confianza de Pedro Nuno Santos, declara que “los portugueses no valoramos suficientemente lo que se merece España. Conocemos bien la cultura francesa y anglosajona, y no tenemos la fascinación por el complejo mundo cultural que es España que es extraordinaria. Tenemos que viajar más a España. España tiene todo. El iberismo visto así, yo soy iberista. Iberismo como voluntad de aproximación, diálogo e intercambio de conocimiento es extraordinario ese trabajo y que haya ese debate y la publicación de EL TRAPEZIO”.

(Visited 80 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario