Laporta, obligado a desmontar la falsa venta de Barça Studios para sobrevivir

Para poder inscribir urgentemente a varios jugadores lo ha sustituido por las sociedades Barça Vision y Barça Media, revendiendo a un misterioso inversor de Chipre el porcentaje que Orpheus Media y Socios.com nunca pagaron

Joan Laporta

En líneas generales, el acuerdo para la reventa de Barça Studios ha sido blanco de otra oleada de suspicacias y recelos por la falta de transparencia y de información, pero sobre todo porque ha demostrado la futilidad y la farsa de la operación cerrada el año pasado en idénticas circunstancias de precariedad y limitación del margen salarial a la hora de inscribir la totalidad de los siete futbolistas fichados por Joan Laporta. Fue aquella venta del 49% de Barça Studios en la versión más digital (NFT, Metaverso y Fan Token) publicitada, -igual que ahora-, así como el acceso a un nuevo e imparable universo de ingresos que tenía quee marcar una época dorada e inigualable de opulencia y de suficiencia para darle a Xavi Hernández un equipo con garantías para conquistar la Champions.

Lo que ha quedado al cabo de un año de aquel anuncio es que ninguno de los presuntos compradores fue más allá de avanzar dos pagos de 10 millones cada uno y el compromiso de ir pagando el resto de los 200 millones en cómodos plazos hasta el año 2027. Promesa que no fue finalmente ejecutada en el primer vencimiento, al menos lo que constaba en el plan de tesorería del Barça consensuado con LaLiga para acabar con esta vergonzosa situación de morosidad y negligencia respecto a la inscripción de jugadores con los que se habían firmado ampliaciones de contrato y renovaciones (Gavi, Araújo, Balde, Sergi Roberto, Marcos Alonso e Iñaki Peña) en algunos casos desde el otoño pasado.

Sólo Laporta, sin embargo, es capaz de clonar la situación dantesca del verano anterior y también de encontrar la misma puerta de escape, completamente ilusoria, especulativa y provisional, aunque envuelta en una verborrea y un propagandismo suficientes como para embaucar a un fondo de inversión alemán con no se sabe cuántas fantasías sobre proyectos, crecimiento y futuras ganancias. En definitiva, Libero Football Finance AG ha avanzado 20 millones para la urgencia de la primera jornada de liga y el compromiso de rellenar los impagos de Orpheus Media y de Socios.com con otros 40 millones antes del 31 de agosto para, por lo menos, dar curso a las inscripciones pendientes y, con el escaso beneficio de las ventas de jugadores, ir más allá de los límites reales de sus posibilidades económicas y financieras, otra vez.

Para acelerar los trámites, Laporta tuvo que dar marcha atrás en sus pretensiones de discutirle al PSG el reparto de la cláusula (25 millones para el club y 25 millones para su agente) aplicando una absurda retención de la documentación, inicialmente prevista para el día 21 de agosto. El presidente necesitaba ese pico y, sobre todo, poder desbloquear la ficha (ahorro) de esta temporada de cara al fair play, de manera que el mismo viernes por la noche dio su visto bueno al traspaso para que el PSG pudiera hacer el anuncio oficial del fichaje. A partir de aquí, Laporta filtra otra discusión legal sobre el reparto final de la cláusula, distinta de la inicialmente aceptada, en otro truco de los suyos para disfrazar el mínimo beneficio de la compra más barata que ha hecho nunca el PSG por un delantero.

A lo largo de las horas siguientes, desde el acuerdo suscrito el viernes, LaLiga fue dando luz verde a algunas de las fichas pendientes, confirmándose, por otro lado, el plan original de Orpheus Media y de Socios.com de salir corriendo por patas del tinglado en el que Laporta los metió el año pasado con el único compromiso de aportar 20 millones (de 200) y el pacto de participar en esa gran comedia del negocio del Metaverso y de sus derivadas sólo con el 10%, y quién sabe con qué privilegios o contraprestaciones añadidos en paralelo. Es evidente que Mediapro se ha cobrado sus buenos dividendos construyendo un Mini-Museo sin apenas atractivo en un Camp Nou inaccesible, y que Socios.com recuperará la inversión a través del contrato que ya había suscrito tiempo atrás mediante la activación de nuevos Fan Tokens.

Así, la propiedad de Barça Studios, o lo queda de él, se fracciona en un 51% del FC Barcelona, el 19,7% del nuevo fondo con sede en Alemania -a través de un inversor chipriota cuya identidad se desconoce porque, precisamente, es la voluntad de Laporta que se mantenga oculta- el 17,1% de Socios.com y el 2,4% de Orpheus Media, que se borra de esta aventura cuando hace un año afirmó haber dado un paso irrenunciable y definitivo en la evolución de la industria del fútbol.

2Playbook ha desvelado este cuarteamiento del accionariado y que la misteriosa empresa de Chipre que, de pronto, sale al rescate de la inoperancia de Laporta se lleva un contrato de 5 millones por actuar como consultor. Los primeros detalles de esta vía de escape ya son, en su conjunto, inquietantes y sospechosos de acabar en un marasmo de opacidad y de desconcierto en cuanto se aproximen los nuevos vencimientos.

La novedad es el cambio de la denominación del artilugio financiero armado en su momento, Bridgeburg Invest, con el nombre comercial de Barça Vision -lo que supone la desaparición de Barça Studios-, la plataforma del FCB bajo la que el club agrupará todas las iniciativas asociadas al Web3, NFT’s y Metaverso. “Barça Vision es parte fundamental de la estrategia del Club para construir el Espai Barça Digital y agrupar la comunidad digital de aficionados y aficionadas del FC Barcelona de todo el mundo, con foco en Gen Alpha, Gen Z y Milennials. En este sentido, el FC Barcelona ya ha dado diferentes pasos como el canal oficial del FC Barcelona en Discord con el lanzamiento de la colección de 3.000 NFTs del Barça con Plastiks para promover proyectos de sostenibilidad en todo el mundo”.

En paralelo, Laporta ya ha empeñado su palabra y activos del club a favor de Mountain & Co. y Acquisition Corp, sociedad que cotiza en el Nasdaq especialista en inversiones en compañías tecnológicas y sectores emergentes. La finalidad es que Barça Vision y Barça Media “puedan acceder a financiación específica en los nuevos mercados de capital estadounidenses que aceleren las iniciativas del Club en el sector digital y poder difundir los contenidos de Barça Media a nuevas audiencias en mercados estratégicos para el Club en todo el mundo. El FC Barcelona espera que ambos negocios se conviertan en una fuente significativa de ingresos para el Club con una valoración estimada de aproximadamente USD 1000 M (aproximadamente 910 millones de euros)”.

Barça Media ya es, rebautizada, la antigua Barça TV, ahora que formalmente también ha desparecido, y el canal BarçaTV+, que en su día promovió suscriptores de pago y sigue emitiendo en streaming o bien reliquias del antigua televisión del club o bien nuevos contenidos que llegan de la mano de productoras amigas de la presidencia. Para autorizar su desarrollo Laporta necesita, sin embargo, la aprobación de la asamblea además del visto bueno de las autoridades bursátiles a las que se ha enviado un dossier con las posibles consecuencias del caso Negreira, incluidas las desfavorables de una sentencia condenatoria.

Laporta se ha hecho asesorar para esta nuevo viaje de ocultación de la precariedad por NIPA Capital B.V., consultora neerlandesa de servicios que, según los expertos, podrían haber prestado varias de las que operan en Cataluña con idéntico prestigio y solvencia en el ámbito financiero. En los Países Bajos es desde donde ha estado operando durante muchos años la matriz europea de Mediapro.

El final poco feliz del cuento es el mismo que el del año pasado, ya que a partir de septiembre, una vez se haya dispuesto de estos fondos de 60 millones iniciales que no han hecho otra cosa que cubrir la deserción de Orpheus Media y Socios.com, se empezará a negociar un calendario de pagos del resto, hasta los 120 millones de la recompra, que tendrá que tener en cuenta la idoneidad, crecimiento y rentabilidad de esos activos. Los 60 millones que faltan no están asegurados ni mucho menos.

Desde un escenario de retroceso, aunque la parafernalia haya promovido otro éxito mediático, lo único que Laporta ha conseguido es volver a la casilla de salida sin que, por ahora, con lo recaudado de los NFT en todo el mundo -cobrados por cierto en criptomoneda- se pueda fichar para la Masia ni siquiera a un alevín de cualquier club catalán. Tampoco fue posible, para mayor ridículo del club que hace tres año lideraba la lista Forbes de los clubs deportivos del mundo, inscribir a tiempo a la totalidad de la plantilla de Xavi.

(Visited 986 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario