El Govern dice que no piensa controlar las relaciones de Puigdemont con Rusia

Laura Vilagrà se niega a contestar a una pregunta parlamentaria sobre los cargos que aparecen en la trama rusa del ‘procés’ aduciendo que no especifica los nombres de las personas implicadas

Josep Lluís Alay a la seu del diari Komsomolskaia Pravda durant una visita a Moscú el 2019

El Gobierno de la Generalitat no reclamará al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont que no mantenga más contactos con dirigentes rusos como los que mantuvo el jefe de su Oficina, Josep Lluís Alay, en varias visitas a Moscú en los años 2019 y 2020. El diputado socialista David Pérez planteó por escrito una pregunta al Govern sobre si ejercerá «el control previo de las actividades futuras de la Oficina del Expresident Carles Puigdemont en relación a Rusia». La respuesta de la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, aparecida en el Boletín Oficial del Parlament de Catalunya (BOPC) del 18 de abril, ha sido que no está previsto.

Vilagrà explica, en su respuesta a Pérez, que la ley vigente señala que “los expresidentes de la Generalitat deben elaborar una memoria anual, con el siguiente contenido: La descripción de las actividades llevadas a cabo durante el período correspondiente. La información detallada sobre los gastos de funcionamiento de la oficina y sobre los gastos derivados del ejercicio de los derechos y prerrogativas reconocidos por la presente ley, de acuerdo con la dotación presupuestaria asignada. Los expresidentes de la Generalitat deben enviar anualmente al Parlament la memoria de actividades, que debe publicarse en el Portal de la Transparencia de la Generalitat”. Y su conclusión es que «por tanto, no se prevé la adopción de medidas de control de las oficinas de los expresidentes de la Generalitat fuera de lo que establece esta normativa». Las visitas de Alay a Moscú y sus contactos con varias personas vinculadas al Kremlin y los servicios secretos rusos están bajo investigación judicial. En algunas de estas visitas le acompañó el empresario ruso Alexander Dmitrenko, afincado en Catalunya desde hace muchos años.

En otra respuesta por escrito que consta en el mismo BOPC la consejera de Presidencia también se niega a informar sobre la relación de varios cargos del gobierno con la trama rusa del procés. En este caso, la pregunta la formuló el diputado no adscrito Antonio Gallego que quería saber «las acciones llevadas a cabo para esclarecer los presuntos contactos entre las autoridades rusas y varios cargos implicados en el procés«. Vilagrà se ha ahorrado dar ninguna explicación aduciendo que «para dar respuesta a su pregunta, debería especificar a qué personas hace referencia, ya que no constan detalladas». En la pregunta de Gallego no constan detalladas pero en informaciones periodísticas y procesos judiciales se ha explicado que el propio Puigdemont y la entonces consejera de Presidencia Elsa Artadi mantuvieron contactos con emisarios rusos que ofrecieron el apoyo del Kremlin a la independencia de Catalunya a cambio de que el gobierno catalán la convirtiera en un paraíso fiscal para las criptomonedas. En esta negociación también se trató del reconocimiento de Crimea como territorio ruso por parte del gobierno catalán y del apoyo económico y militar del Kremlin a la independencia de Catalunya.

Laura Vilagrà cierra su respuesta a Antonio Gallego afirmando que “la Policía de la Generalitat-Mossos d’Esquadra está a disposición de las autoridades judiciales y fiscales para investigar hechos relacionados con las funciones de este cuerpo policial. Hasta el momento, no ha sido requerida por ninguna autoridad judicial ni fiscal en relación con la temática a la que hace referencia la pregunta”.

(Visited 63 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario