Mujer, Vida, Libertad

Habitualmente, las personas implicadas en el activismo por los derechos humanos se quejan del poco interés que los grandes medios de comunicación dedican a muchas crisis humanitarias. Cada crisis, cada abuso, cada agresión a los derechos de las personas y comunidades más vulnerables tiene un colectivo que lo denuncia. Siempre. Pero el eco mediático que logran sus denuncias es escaso o muy puntual.

Periódicamente recordamos la lamentable situación de las mujeres en Afganistán e Irán. Ahora volveremos a hacerlo con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, este miércoles 8 de marzo. La referencia a los abusos y las agresiones a la dignidad de las mujeres en estos dos países estará presente pero oculta entre las polémicas que últimamente afectan al mundo feminista. Las partidarias de dejar la ley del “Sí es Sí” y las que quieren reformularla coinciden en que hay que acabar con la lamentable situación de las mujeres afganas e iraníes. También coinciden en ello las que defienden la ley Trans y las que la consideran desacertada.

En Afganistán e Irán no hay debate sobre leyes como la que regula el cambio de sexo de las personas trans o la que determina cuándo se produce una agresión sexual y cómo se penaliza. Allí están en otro nivel. Allí lo que encontramos es chicas que no pueden ir a la escuela y mujeres a las que se obliga a vestirse de una forma determinada. Mujeres que no pueden trabajar en una gran cantidad de empleos o que necesitan el permiso de un hombre para realizar numerosas gestiones y actividades.

La comunidad de mujeres iraníes de Barcelona convocó una manifestación, el sábado, en la plaza de Sant Jaume, con el lema que se popularizó tras el asesinato de Mahsa Amini, en setiembre en Teherán, a manos de la policía de la moral, después de detenerla por llevar el velo de forma que dejaba ver parte de su cabello. El lema, seguro que lo conocéis, es “Mujer, Vida, Libertad”. Poca gente acompañó a las mujeres iraníes en esta convocatoria. Pero ellas no se rinden. Insisten y convocan concentración tras concentración, confiando en que algún día en Irán se respetará la vida y la libertad de las mujeres.

El 8 de marzo, es necesario salir a la calle para reclamar más avances en la situación de las mujeres en nuestro país. También hay que debatir las cuestiones en las que el feminismo actual está dividido. Y es necesario, una vez más, gritar “Mujer, Vida, Libertad”, junto a las mujeres afganas, iraníes y las de tantos países donde sus derechos son pisoteados.

(Visited 65 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario