Manuel Fuentes vuelve a ejercer de docente y sacerdote a pesar de la acusación de abusos sexuales

El cura estuvo apartado un año de la docencia por haber abusado presuntamente de dos personas

El sacerdote Manuel Fuentes, acusado de presuntos abusos sexuales a dos personas, una de las cuales era menor de edad, vuelve a ejercer como profesor en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas Sant Fructuós (ISCR) desde este mes de febrero. También es el cura adscrito de las parroquias de Sant Pere y Sant Pabl y de Sant Fructuós, en Tarragona, donde celebra misa.

El Arzobispado de Tarragona ha insistido a la ACN que «ayuda» al cura titular y que en ningún caso se hace cargo de la parte «administrativa». La institución eclesiástica le impuso la prohibición del ejercicio público del ministerio presbiteral y de la docencia eclesiástica durante un año y quince años en los cuales no podía tener ninguna responsabilidad pastoral en una parroquia u organismo diocesano.

Según ha podido confirmar la ACN, después de haber sido apartado durante un año de la docencia eclesiástica y del ejercicio público del ministerio presbiteral, Fuentes imparte la asignatura ‘Historia de la Iglesia’ en el ISCR, la institución académica de la Archidiócesis de Tarragona. A pesar de esto, en la web del ISCR se afirma que el padre está «en excedencia».

El cura también hace misa en dos parroquias de Tarragona, a pesar de que «no tiene las funciones de un rector», ha insistido la archidiócesis. El comunicado emitido por el Arzobispado cuando se destaparon los casos aseguraba que «solo podrá ser nombrado adscrito a una parroquia, comunidad u organismo diocesano con la prohibición exprés de estar con menores de edad sin la presencia de un adulto».

Caso archivado

Además de estas sanciones, en septiembre de 2021, el Arzobispado apartó durante quince años al sacerdote por un caso de pederastia, prohibiéndole ejercer ninguna responsabilidad pastoral en una parroquia u organismo diocesano y llevó uno de los casos a Fiscalía. El Arzobispado ha asegurado a la ACN que se están siguiendo «punto por punto» las penas que se le impusieron. Fiscalía archivó el caso porque habría prescrito.

Los hechos se remontan al año 2000 cuando el sacerdote abusó de un chico de 18 años en una salida lúdica a Santes Creus (Tarragona). Mientras la Archidiócesis investigaba estos hechos, salió otro caso de un menor de edad que finalmente el Arzobispado llevó a Fiscalía y por el cual fue apartado de sus funciones.

Cuando fue relegado, Fuentes era responsable del archivo del Arzobispado de Tarragona, además de rector de la Selva del Camp, Almoster y l’Albiol. Anteriormente, se había hecho cargo de las parroquias de Valldossera, Querol y Esblada.

(Visited 178 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario