Aigües de Barcelona y Cetaqua demuestran el uso de agua regenerada para la agricultura, a través del huerto urbano REGREEN en Cornellà de Llobregat

En el contexto actual de emergencia climática, donde el déficit hídrico de los territorios es una evidencia, la necesidad de encontrar soluciones circulares se hace aún más evidente. El uso de recursos hídricos alternativos como el agua regenerada se presenta como una de las grandes opciones para hacer frente a este gran reto.

Aigües de Barcelona y Cetaqua, juntamente con el Ayuntamiento de Cornellà de Llobregat, en su compromiso con la acción climática y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), han inaugurado, en la Central Cornellà, el huerto urbano REGREEN, un proyecto piloto de innovación que tiene como objetivo demostrar el potencial del uso de agua regenerada para la agricultura hidropónica en el entorno urbano.

La agricultura hidropónica consiste en el cultivo de plantas utilizando sustratos minerales en lugar de suelo agrícola, lo que permite ahorrar consumo de agua y fertilizantes y obtener unos cultivos de alta calidad mediante el control de las dosis de nutrientes. Este tipo de cultivos pueden desarrollarse en condiciones desfavorables, como es el caso de las ciudades, donde el agua y el espacio son escasos, lo que supone una gran ventaja respecto a la agricultura mediante riego convencional. 

Rubén Ruiz, director general de Aigües de Barcelona, ha puesto en valor el uso del agua regenerada como “la firme apuesta de la compañía, basada en modelos circulares, para hacer frente a un contexto de emergencia hídrica que genere oportunidades de desarrollo sostenible en el entorno metropolitano.” “Es necesario seguir fomentando el despliegue del agua regenerada no solo para usos ambientales sino también para usos agrícolas, urbanos o industriales, con el fin de mejorar la resiliencia hídrica de las ciudades del área metropolitana de Barcelona”, ha añadido. 

Por otra parte, Catalina Balseiro, directora de innovación de Aigües de Barcelona, ha destacado REGREEN como “palanca de innovación para estudiar la viabilidad técnica, económica y ambiental del uso de agua regenerada en cultivos hidropónicos a nivel municipal.” “Tenemos la responsabilidad de explicar a la ciudadanía cuáles son los beneficios del uso de agua regenerada, un agua segura incluso para huertos urbanos. Necesitamos la implicación real de los ciudadanos”, ha indicado Catalina Balseiro. 

“En un momento excepcional, es necesario realizar un esfuerzo a nivel de investigación e innovación para aprovechar todos los recursos hídricos posibles y hacer frente a la emergencia climática” ha señalado Antonio Balmón, alcalde del Ayuntamiento de Cornellà, quien ha destacado, además, la importancia de establecer alianzas de colaboración público-privada para “encontrar soluciones a los retos que presenta en este momento el agua”.

Por su lado, Álvaro Mayor, Project Manager en Cetaqua, ha puesto el foco en el alto potencial de REGREEN para “conseguir una mejora en la huella hídrica, la circularidad y la neutralidad climática en los municipios del área metropolitana de Barcelona, reduciendo la dependencia de las condiciones medioambientales, favoreciendo la preservación de los ríos y los acuíferos, y contribuyendo a una gestión del ciclo integral del agua de proximidad, sostenible y responsable con el medio ambiente”.

 

El potencial del agua regenerada en el área metropolitana de Barcelona

El cambio climático provocará, según la Agencia Catalana del Agua, una reducción del 22% en la disponibilidad de recursos hídricos en el litoral catalán en 2050. En el área metropolitana de Barcelona, el 92% del agua proviene de fuentes de baja resiliencia altamente expuestas a condiciones climáticas. 

Ante esta situación, regenerar el agua es la manera más sostenible y resiliente de aprovechar los recursos existentes. Regenerar implica someter el agua depurada a un nuevo tratamiento para que esta se pueda reutilizar para diferentes usos como el riego de parques y jardines, la limpieza de las calles o la agricultura, entre otros. De este modo, se promueve la economía circular dando una segunda vida a este recurso escaso.

Aigües de Barcelona consiguió regenerar en 2021 un total de 38 hectómetros cúbicos de agua, equivalente al agua que consumen 990.000 personas en un año. Hasta ahora, los usos más demandados del agua regenerada son ambientales, como el mantenimiento del caudal ecológico del río Llobregat o la inyección en los acuíferos para evitar la intrusión salina, y los agrarios, como el riego del Parc Agrari del Baix Llobregat, el Canal de la Infanta o el Rec Vell de Sant Vicenç dels Horts.

Durante los próximos meses, el piloto demostrativo REGREEN, ubicado actualmente en el municipio de Cornellà, recorrerá otros municipios del área metropolitana con el fin de concienciar a la sociedad sobre el potencial del agua regenerada y los beneficios que esta aporta. 

Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario

NOTAS ESPECIALES

Noticias más leídas