La resistencia ucraniana atenta contra colaboracionistas en Kherson

El 18 de junio se escuchó una fuerte explosión en Kherson. Un grupo de partisanos habían hecho estallar por control remoto una bomba oculta en un árbol mientras pasaba el coche donde viajaba Ievieni Sovolev, jefe de un correccional que empezó a cooperar con el ejército ruso al poco de ser ocupada la ciudad. Sovolev perdió las dos piernas, pero sobrevivió. Tuvo más suerte que Dmitri Savluchenko, uno de los colaboradores con los ocupantes rusos más destacados de la zona, que murió en el acto cuando la resistencia hizo volar su coche. Savluchenko había sido nombrado por los invasores jefe del departamento de Familia, Juventud y Deportes de la provincia de Kherson. En la misma ciudad y con el mismo método de estallar su vehículo, se atentó contra otro colaboracionista ucraniano, uno de los asesores del diputado Aleksei Kovalev, sobre quien recae la sospecha de contribuir a consolidar a la ocupación rusa.

La fuerte represión del ejército ruso en los territorios ocupados, donde frecuentan los secuestros y desapariciones de funcionarios del gobierno local, maestros, artistas y líderes empresariales, la movilización forzosa de personas para incorporarlas a las tropas de empleo y el deterioro de la situación humanitaria, con unos repartos de víveres a menudo caóticos, ha hecho nacer una resistencia armada muy activa, especialmente en las regiones de Kherson y Zaporíjia, cuyos principales objetivos son los funcionarios que colaboran con las fuerzas de la ocupación.

El gobierno ruso admite la existencia de grupos de partisanos en los territorios ocupados, pero le quita hierro y afirma que debe afrontar una situación generada por la decisión de Ucrania de repartir armas entre sus ciudadanos durante los primeros días de la guerra. Esta actividad partisana no es nueva. El 18 de abril, el blogger al servicio de la propaganda rusa Valeri Kuleshov fue abatido a tiros cerca de la entrada de su casa en Kherson. Las actividades de la resistencia se extienden también a lugares como Melitópol, donde se registró una explosión cerca de la casa del gobernador impuesto por Moscú, Ievieni Balitski, o Enerhodar, donde el alcalde proruso Andri Shevchik resultó herido por una bomba cuando visitaba a su madre. A menudo las acciones no son tan sangrientas, y se limitan a ondear la bandera de Ucrania en edificios públicos o lugares emblemáticos de las ciudades ocupadas.

Estos ataques parecen estar coordinados con los servicios de inteligencia ucranianos. Tienen el doble propósito de desanimar cualquier intento de ayudar a los ocupantes y de dar elementos que levanten la moral a la población, de ofrecerle la esperanza de recuperar unos territorios que Rusia quiere anexionarse, especialmente en un momento en que las noticias que llegan del frente del Donbass no son especialmente buenas y hablan de pérdidas elevadas y de ciudades rendidas.

La función propagandística de las acciones de la resistencia queda muy clara cuando los medios ucranianos se hacen eco de unas acciones, difícilmente demostrables, protagonizadas por abuelas adorables que matan a miembros del ejército ocupando envenenándolos con pasteles. Más creíbles, y altamente desestabilizadoras para el gobierno de Putin, son las llamadas telefónicas que reciben las madres de algunos soldados rusos donde una amable voz femenina les comunica que su hijo está muerto o que le han hecho prisionero, y se ofrece a ayudarles a recuperar el cuerpo o cuidarlo. Unas informaciones que no siempre son ciertas, pero que la tozudez de Moscú en esconder sus pérdidas hace que se conviertan en creíbles y que lleven el miedo a la guerra al corazón de Rusia.

El altísimo apoyo de la población a la invasión de Ucrania no es tan evidente entre los rusos más jóvenes, que son los que deberían ir a combatir si la cosa se complicara. Las oficinas de reclutamiento pagan sus consecuencias. El 24 de junio un grupo de desconocidos lanzó cuatro cócteles Molotov contra una comisaría militar de Perm. Fue el segundo ataque registrado ese día contra una oficina de alistamiento militar. El primero había tenido lugar en Belgorod, una ciudad cercana a la frontera ucraniana, donde un hombre rompió una ventana en la planta baja de unas dependencias del ejército y lanzó a su interior dos botellas con material inflamable. Actos similares han tenido lugar en una veintena de ciudades; entre ellas, San Petersburgo.

Susana Alonso
Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas