El rey emérito escondió más de 75 millones de euros en Suiza

Además de los 65 millones de la monarquía saudí, Juan Carlos I recibió 1.406.281 euros del rey de Bahréin

El Rey emérito Juan Carlos I
El Rey emérito Juan Carlos I

La cuenta corriente de la Fundación Lucum en el banco suizo Mirabaud, de la que Juan Carlos I era beneficiario, acumuló más de 75 millones de euros hasta diciembre de 2011, según ha publicado El Periódico. La cuenta se abrió el 8 de octubre de 2008 y el rey emérito ingresó 64.884.405 euros -100 millones de dólares- que, según los fiduciarios del ex-jefe de Estado, eran un regalo de la monarquía saudí.

Pero, tal y como ha publicado el medio citado, los casi 65 millones de euros no fueron los únicos ingresos que recibió Juan Carlos I como beneficiario de la cuenta. De hecho, la fundación llegó a atesorar un total 70.213.000 euros en octubre de 2009 y, entre 2008 y 2011, cuando el rey emérito aún era jefe de Estado, se retiraron o transfirieron 6,1 millones.

Según la documentación entregada por el banco Mirabaud al fiscal suizo Yves Bertossa, al frente de la investigación sobre el dinero del rey emérito, la retirada más elevada fue de un millón de euros destinados a Marta Gayá, amiga de Juan Carlos I, para que tuviera «un nivel de vida más decente», en palabras de Arturo Fasana, presunto testaferro del ex-jefe de Estado. Como Gayá, la ex-amante del rey, Corinna Larsen, también recibió dinero de la Fundación Lucum; concretamente, el 2 de noviembre del 2011 se transfirieron 150.000 euros a una cuenta de Larsen en el banco británico HSBC.

Un mes antes, en octubre de 2011, el rey emérito transfirió 550.000 libras esterlinas (629.939 euros) a Larsen como regalo y, en 2012, según el medio citado, los movimientos bancarios alcanzaron los 1,9 millones de euros , por lo que la ex-amante del rey pudo pagar el 30% de un apartamento en Londres. Fasana también apuntó en la contabilidad gastos relacionados con las necesidades personales del monarca y, en este sentido, se retiraba una media de 100.000 euros mensuales para uso cotidiano del rey emérito.

A pesar de las salidas de dinero que se produjeron, la cuenta de la Fundación Lucum disponía en diciembre de 2011 de 69,7 millones de euros, es decir, 4,9 millones más de lo que recibió de la monarquía saudí, hecho que se explica por las grandes cantidades que el ex-jefe de Estado seguía ingresando al banco suizo. Según las explicaciones de Fasana, Juan Carlos I no recibió sólo la donación de Arabia Saudí, sino que en abril de 2010 cobró 1.406.281 euros en efectivo del rey de Bahréin, Hamad Bin Isa Al-Khalifa. Incluso, en una reunión entre el monarca y Fasana el 28 de enero de 2011, el rey emérito afirmó que durante ese año esperaba recibir nuevas donaciones «por un montante de cerca de 7 u 8 millones de dólares, procedentes del Oriente Medio».

En 2012, sin embargo, las investigaciones llevan a las autoridades suizas a exigir el cierre de la cuenta bancaria, por lo que Juan Carlos I decide dar todo el dinero de la cuenta a Larsen. Un importe que, según la demanda presentada por la ex-amante del rey en el Reino Unido, el ex-jefe de Estado le reclamó devolver.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides