Fermí Puig prepara otra buena comilona para Laporta

El chef jugó la carta de Víctor Font en las elecciones y ahora vuelve a ser el ‘palmero’ del presidente

El cocinero Fermí Puig

Fermí Puig no se ha cansado aún de vivir del Barça y, como su nuevo presidente, también quiere volverlo a hacer, o al menos intentarlo a base de recuperar ese papel de ‘palmero’ incondicional, pasado el tenso periodo electoral. El chef lo pasó mal, padeció sudores fríos y a punto estuvo de reventar, preso entre su obligada lealtad al candidato Víctor Font, no argumentada, pero sí declarada y hecha pública, y la certeza de que iba a ganar Joan Laporta.

Un mal trago. Porque Puig aún no se ha recuperado del shock que supuso que Sandro Rosell ganara las elecciones en 2010. No porque se dedicara a perseguirlo sino porque abrió las puertas de todos los restaurantes de Barcelona a las comidas oficiales del FC Barcelona. Con Laporta, Fermí Puig había conseguido convertir su restaurante, el Drolma, ubicado dentro del Hotel Majestic, en el cuartel general gastronómico casi único del Barça.

Comidas y cenas de los directivos, de las comisiones y personajes del entorno de su anterior directiva, sobre todo Johan Cruyff, periodistas, ilustres e influyentes políticos, todos ellos, tenían mesa permanente en el restaurante de Fermí Puig, admirador y defensor de la gestión de Joan Laporta, más allá del bien y sobre todo más allá del mal. No era para menos, pues las facturas diarias con cargo al FC Barcelona aun dan tembleque si se repasa la auditoria del 2010. Venía a ser como ahora Botafumeiro, que ha añadido un servicio de catering que no para de hacer viajes al club o a casa del presidente o a donde sea.

Ahora que su obligado ‘rendez-vous’ a Víctor Font ha prescrito, la liberación le ha llegado de la mano de Jordi Basté, en El Món de RAC1, donde pudo descargar por fin toda su artillería contra el pasado y a favor de Joan Laporta.

Fermí Puig, el chef que se ha ido arrastrando entre la clase media de la restauración sin el filón de Laporta, exigió saber toda la verdad de lo que ha pasado “porque los socios tenemos derecho a saberlo”, dijo varias veces a lo largo de una intervención de agasajo y honores al laportismo. Llamativo que el gran beneficiado de las comilonas de aquella junta, pagadas con el dinero de los socios, reclame ahora la transparencia y el respeto por esos recursos del club que en su momento se destinaron, mayormente, a un solo restaurante, el suyo, el Drolma, donde no se despachaban menús cerrados ni económicos.

Como es lógico, Puig llegó a la radio convenientemente ilustrado con el discurso oficial de la directiva de Laporta, muy interesado en las actuaciones penales contra Bartomeu, acusando a los ex-presidentes, también a Rosell, de prevaricar con la fiscalía, y de haber fichado lo peor de Europa, eso sí dando por hecho que si la cantera vuelve a brillar es gracias a Laporta, que no lleva ni medio año en el club y que además se ha cargado a todo el equipo que ha generado a los Riqui Puig, Araujo, Ansu Fati, Pedri, Ilaix Moriba, Collado, Mingueza etc. Lo de siempre, defender los intereses propios y de quienes, como Joan Laporta, necesitan estar en el Barça para pegarse la gran vida y utilizarlo en beneficio de sus negocios y ámbito profesional.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas