Messi aterriza en París y empieza otra pesadilla: ¿Mbappé, al Madrid?

Hoy pasará la revisión médica y mañana la rueda de prensa de presentación como nuevo jugador del PSG

Leo Messi, a París
Leo Messi, en París

Las especulaciones no cesan en torno a Leo Messi que ya es nuevo jugador de PSG, club por el que ha fichado como agente libre, tras haber probado y sufrido en sus propias carnes los embustes de Joan Laporta y la paradoja de un presidente que se ha de enfrentar a la realidad del club -rigor financiero, control de gastos, reducción de personal y de fichas- mientras alimentaba la fantasía de evitar la marcha de Messi.

La renovación del delantero argentino suponía, tal y como lo había planteado Laporta, fiado a la improvisación y al desatino permanente a la hora de gobernar, el paradigma de todo lo contrario, trampas en el pago de la ficha, cobrando durante cinco años el montante de dos temporadas, y una estrategia basada en la presión a la LFP y a Javier Tebas.

Sin ingresos en un año, con menos 400 millones de salida, Messi era un sueño imposible del que el barcelonismo ha despertado de golpe para vivir la pesadilla, esta real, de verlo vestir una camiseta enemiga, la del PSG, que ya se llevó a Neymar hace cuatro años.

El astro argentino se ha puesto una camiseta blanca con el lema: «Ici, c’est Paris» para saludar a los miles de aficionados que sueñan con una delantera integrada por Nyemar, Mbappé y Messi. La amenaza, sin embargo, radica ahora en la posibilidad de que el exceso que significa la incorporación salarial de Messi en el equipo francés le abra las puertas del transfer de Mbappé al Real Madrid.

El PSG no ha de pagar traspaso al Barça, pero sí una prima de fichaje para Leo, una cantidad significativa que podría compensar con una oferta del Real Madrid por Mbbappé. El club francés, a fin de cuentas, sólo puede traspasarlo con algún beneficio esta temporada antes de que el futbolista quede libre el año próximo.

La pesadilla puede que no haya hecho más que empezar para un barcelonismo, destrozado anímicamente, al que le habían prometido un Messi más motivado y feliz que nunca gracias al ‘afecto’ que Joan Laporta le había asegurado. Nadie contaba que la pancarta del Bernabéu fuera a salir tan cara. Pero así son los negocios de Laporta, nunca benefician al FC Barcelona.

Hoy revisión médica y mañana rueda de prensa de presentación.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides